common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

2.1 Introducción

2 years ago

4 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

El término «punto de inflexión» se utiliza actualmente para describir sistemas naturales que están al borde de un cambio significativo y potencialmente catastrófico (Barnosky et al. 2012). Los sistemas de producción de alimentos agrícolas se consideran uno de los servicios ecológicos clave que se están acercando a un punto de inflexión, ya que el cambio climático genera cada vez más nuevos riesgos de plagas y enfermedades, fenómenos meteorológicos extremos y temperaturas mundiales más elevadas. La mala gestión de las tierras y las prácticas de conservación del suelo, el agotamiento de los nutrientes del suelo y el riesgo de pandemias también amenazan el suministro mundial de alimentos.

Las tierras cultivables disponibles para la expansión agrícola son limitadas, y el aumento de la productividad agrícola en los últimos decenios se debe principalmente al aumento de la intensidad de los cultivos y al mejor rendimiento de los cultivos en lugar de la expansión de la masa agrícola (por ejemplo, el 90% de los aumentos en la producción agrícola han sido el resultado de aumento de la productividad, pero sólo 10% debido a la expansión de la tierra) (Alexandratos y Bruinsma 2012; Schmidhuber 2010). Se estima que la población mundial llegará a 8.3—10.900 millones de personas para 2050 (Bringezu et al. 2014), y esta creciente población mundial, con el correspondiente aumento del consumo total y per cápita, plantea una amplia gama de nuevos desafíos sociales. El informe de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD) Global Land Outlook Working Paper 2017 señala tendencias preocupantes que afectan a la producción de alimentos (Thomas et al. 2017), incluida la degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y ecosistemas, y la disminución de la resiliencia en respuesta a las tensiones ambientales, como así como una brecha cada vez mayor entre la producción y la demanda de alimentos. La distribución desigual de los suministros alimentarios da lugar a cantidades inadecuadas de alimentos o a la falta de alimentos de calidad nutricional suficiente para parte de la población mundial, mientras que en otras partes del mundo el consumo excesivo y las enfermedades relacionadas con la obesidad se han vuelto cada vez más frecuentes. Esta yuxtaposición desequilibrada del hambre y la malnutrición en algunas partes del mundo, con el desperdicio de alimentos y el consumo excesivo en otras, refleja complejos factores interrelacionados que incluyen la voluntad política, la escasez de recursos, la asequibilidad de la tierra, los costos de la energía y los fertilizantes, la infraestructura de transporte y una gran cantidad de otros factores socioeconómicos que afectan la producción y distribución de alimentos.

Los recientes reexámenes de los enfoques de la seguridad alimentaria han determinado que se necesita un enfoque de «nexo agua-energía-alimentario' para comprender, analizar y gestionar eficazmente las interacciones entre los sistemas mundiales de recursos (Scott et al. 2015). El enfoque del nexo reconoce la interrelación entre la base de recursos —la tierra, el agua, la energía, el capital y el trabajo— y alienta las consultas y colaboraciones intersectoriales a fin de equilibrar los diferentes objetivos e intereses de los usuarios de los recursos. Su objetivo es maximizar los beneficios generales al tiempo que se mantiene la integridad del ecosistema con el fin de lograr la seguridad alimentaria. Por consiguiente, la producción sostenible de alimentos requiere una utilización reducida de los recursos, en particular del agua, la tierra y los combustibles fósiles, que son limitados, costosos y a menudo mal distribuidos en relación con el crecimiento de la población, así como el reciclado de los recursos existentes, como el agua y los nutrientes, dentro de los sistemas de producción para minimizar los desperdicios.

En este capítulo, discutimos una serie de desafíos actuales en relación con la seguridad alimentaria, centrándose en las limitaciones de recursos y las formas en que las nuevas tecnologías y los enfoques interdisciplinarios, como la acuapónica, pueden ayudar a abordar el nexo agua-foodenergía en relación con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Nos concentramos en la necesidad de aumentar el reciclaje de nutrientes, reducir el consumo de agua y las energías no renovables, así como aumentar la producción de alimentos en tierras marginales o inadecuadas para la agricultura.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.