common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

19.2 Reglamento Orgánico

2 years ago

16 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

19.2.1 Reglas Orgánicas en Horticultura

La tecnología de producción hidropónica en ausencia de medios de crecimiento orgánicos no puede certificarse como orgánica, lo que ha demostrado ser un obstáculo eficaz desde hace mucho tiempo para la conversión de los productores de hortalizas de invernadero existentes en sistemas de agricultura ecológica (König 2004). En el caso de los productos hortícolas, el reglamento específico de la UE que impide que los productos producidos bajo sistemas acuapónicos «clásicos» obtengan una certificación ecológica es el siguiente:

834/2007 Reglamento (12):... Las plantas deben alimentarse preferiblemente a través del ecosistema del suelo y no a través de fertilizantes solubles añadidos al suelo

889/2008 Artículo. (4): La agricultura ecológica se basa en la nutrición de las plantas principalmente a través del ecosistema del suelo. Por lo tanto, no debe permitirse el cultivo hidropónico, donde las plantas crecen con sus raíces en un medio inerte alimentado con minerales y nutrientes solubles.

Dado que la acuapónica se basa en el uso de lodos de peces como fuente de fertilización de las plantas, la ausencia de fertilizantes minerales al principio parecería un paso hacia la producción orgánica. Sin embargo, los sistemas de producción acuapónica «clásicos» comenzaron a utilizar componentes de la tecnología hidropónica sin suelo, por lo que las plantas producidas bajo dicho sistema no pueden certificarse como ecológicas. Para entender esta prohibición en la regulación orgánica, es útil recordar que la hidroponía fue desarrollada y adoptada por los cultivadores como respuesta a los desafíos que enfrentaron los productores de invernadero en los sistemas de cultivo intensivo de vegetales basados en el suelo, por ejemplo, el enriquecimiento del suelo con patógenos transmitidos por el suelo. Por el contrario, el enfoque de la horticultura orgánica se aparta de la cuestión de cómo debe ser el cultivo de invernadero para evitar estos desafíos. Su punto de partida es cambiar la gestión del suelo en lugar de inventar una tecnología de producción sin suelo.

Además de este principio general de la producción basada en el suelo, la horticultura orgánica puede considerarse un nicho especializado dentro de la agricultura ecológica que ofrece una gran variedad de cultivos. La legislación relativa a las frutas y hortalizas, como el tomate, el pepino, la pimienta, la berenjena, etc., prescribe el cultivo en suelo natural. Las plantas vendidas con el suelo, como plántulas o hierbas en maceta, pueden certificarse como orgánicas. El requisito previo es que la planta pueda seguir creciendo en el invernadero o ventana de la cocina del cliente. Esto significa, que los racimos de hierbas, las ensaladas cortadas de las raíces necesitan ser cultivados en el suelo para calificar para la certificación orgánica. Los insumos permitidos para la producción ecológica están regulados en el reglamento de aplicación. En el caso de Alemania, Suiza y los Países Bajos, el FiBl (Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica) mantiene el ensayo y la aprobación de insumos para la producción ecológica, que actualmente tiene por objeto elaborar una lista europea de insumos certificados como aptos para su estatus ecológico.

El suministro de nutrientes en la producción de invernadero orgánico es un reto. No sólo no se permiten fertilizantes minerales comunes en los sistemas de producción hidropónica, sino que, en el caso especial de las asociaciones alemanas de agricultores orgánicos (más allá de la legislación de la UE), también hidroxilatos de origen animal (entrevista con el servicio de extensión orgánica). Los cultivadores de invernaderos que han invertido en infraestructuras para sellar el suelo natural con suelos de invernadero permanentes se han enfrentado a una barrera eficaz desde hace mucho tiempo para la conversión de la infraestructura existente en sistemas de agricultura ecológica, excepto en el caso de las hierbas en maceta (König 2004). Las nuevas inversiones en infraestructuras de invernadero han contribuido al aumento de la producción de frutas y hortalizas ecológicas en los últimos años, por ejemplo en Alemania. Sin embargo, para estos cultivadores orgánicos modernos, la acuapónica aún no proporciona ninguna solución, ya que están buscando respuestas en las áreas de suelos adecuados, mejor rotación de cultivos, microorganismos eficaces, compost y similares.

La horticultura se enfrenta al reto general de que el reglamento ecológico de la UE no es muy detallado en este ámbito. Teóricamente, esto deja espacio para nuevos enfoques de producción como la acuapónica. Sin embargo, en esta etapa de desarrollo tanto en la horticultura orgánica comercial como en la acuapónica, los costos de puesta en marcha de los productores son inmensamente altos y mucho menos la búsqueda de información sobre gestión de la producción, prohibiciones, rendimientos potenciales, etc. se deja a la decisión de la autoridad local de certificación, proyecto por proyecto (König et al. 2018).

Sin embargo, dado que el punto de partida en la agricultura orgánica es sobre la producción basada en el suelo y el hecho de que la horticultura, la acuicultura y la acuapónica son pequeños subsectores; el régimen de regulación de la UE sobre la producción orgánica puede no ser algo que se espera que cambie en un futuro próximo.

19.2.2 Reglas Orgánicas en Acuicultura

Para la acuicultura orgánica, la producción está regulada por los Reglamentos de la Comisión de 889/2008 y 710/2009. En el párrafo 11. Reglamento de la Comisión (2009), las tecnologías de recirculación están claramente prohibidas en la acuicultura ecológica, excepto en lo que respecta a la producción específica en criaderos y viveros que fabrican y venden alevines para seguir creciendo en sistemas de estanques al aire libre.

Parr. 11.

El reciente desarrollo técnico ha llevado a un mayor uso de sistemas cerrados de recirculación para la producción acuícola, tales sistemas dependen de insumos externos y de alta energía, pero permiten reducir los vertidos de residuos y prevenir escapes. Debido al principio de que la producción ecológica debe ser lo más cercana posible a la Naturaleza, el uso de tales sistemas no debe permitirse para la producción ecológica hasta que se disponga de más conocimientos. El uso excepcional solo debe ser posible para la situación específica de producción de las incubadoras y los viveros.

Dado que la tecnología de recirculación es el núcleo del sistema de producción acuapónica, en la actualidad no es posible obtener una certificación orgánica completa de un sistema acuapónico, si todos los productos de acabado se van a vender para el mercado de consumo.

Del mismo modo, la regulación orgánica sobre la densidad de los peces en estanques abiertos y jaulas marinas se hace principalmente para asegurar una descarga mínima de estiércol de pescado al medio acuático. Las preguntas sobre el bienestar de los peces son, por tanto, un asunto indirecto relacionado con su bienestar basado en el nivel de intercambio de agua dulce en los estanques. La densidad de población en los sistemas de acuicultura orgánica es a menudo de 1/4 a 1/3 de la de los sistemas RAS modernos, y por lo tanto desde un aspecto económico, no muy rentable para esta tecnología. Al mismo tiempo, necesitamos investigación y desarrollo sobre indicadores de bienestar animal, así como sobre herramientas viables y significativas de control del bienestar animal, como requisito previo para debatir las densidades específicas de la población. Sólo entonces podremos evaluar la viabilidad económica potencial de la parte acuícola de un sistema acuapónico orgánico (Ashley 2007; Martins et al. 2012).

19.2.3 La acuapónica y el Régimen de Regulación Orgánica de Estados Unidos

Al igual que en Europa, hay un debate en curso en los Estados Unidos sobre cómo manejar los enfoques sin suelo o de sustitución del suelo para el suministro de nutrientes a las plantas como medio de una producción de alimentos eficiente en el uso de los recursos y su inclusión o exclusión del sistema de certificación orgánica. A pesar de estas discusiones, el estado de la técnica es algo similar a la de Europa, pero las prácticas difieren: recientemente, el Subcomité de Cultivos de la Junta Nacional de Normas Orgánicas propuso hacer prácticas prohibidas de aeroponía, acuapónica e hidroponía en virtud de la Sección 205.105 del USDA Reglamento Orgánico (NOSB 2017). Esta decisión fue rechazada con 8:7 votos, pero no alcanzó 10 votos para hacer de la decisión una recomendación de la NOSB al USDA. Solo el rechazo de aeroponía encontró suficientes votos (14 de 15, NOSB 2017). Por lo tanto, el Servicio de Comercialización Agrícola del USDA solo está revisando la recomendación de excluir el aeroponía de la certificación orgánica (AMS 2018, p.2). Esta decisión de la NOSB se había visto forzada debido a prácticas no armonizadas en el pasado entre las agencias acreditadas de certificación orgánica, por lo que algunas de ellas certificaron la hidroponía como orgánica en el marco del Programa Nacional Orgánico (NOP), mientras que otras no. Estas diferentes prácticas se pueden ver como resultado de un largo proceso de discusión sin conclusiones claras, concluyendo con ocho certificadores que certifican las operaciones hidropónicas como orgánicas en 2010 y un aumento del 33% de los productores hidropónicos certificados orgánicos (NOSB 2016: informe del subcomité hidropónico y acuapónico). Ya en 2010, la NOSB había recibido una recomendación para una norma federal relativa a los sistemas de producción de invernadero, indicando básicamente que 'Los medios de cultivo contendrán suficiente materia orgánica capaz de apoyar la ecología natural y diversa del suelo. Por esta razón, los sistemas hidropónicos y aeropónicos están prohibidos.', pero esta prohibición explícita no entró en la ley vigente (NOSB 2010, 2016:122). En cambio, se estableció la definición más abierta de la producción orgánica a partir de 2002, donde la producción orgánica es un sistema de producción que se gestiona de conformidad con la Ley y los reglamentos de esta parte para responder a las condiciones específicas del lugar mediante la integración de prácticas culturales, biológicas y mecánicas que fomentar el ciclo de los recursos, promover el equilibrio ecológico y conservar la biodiversidad» (NOSB 2016, p. 7). El subcomité hidropónico y acuapónico concluye que 'Según la legislación vigente y la aclaración de la NOP/USDA, los métodos de producción hidropónica y acuapónica están legalmente permitidos para la certificación como USDA Organic, siempre y cuando el productor pueda demostrar el cumplimiento de las regulaciones orgánicas del USDA.' (NOSB 2016, p. 10 —11). Sin embargo, la dificultad es que la producción orgánica se basa en el manejo del suelo, mientras que la hidroponía es un sistema de manejo de fertilizantes. Al no abordar esta diferencia, podría dar lugar a cierta ambigüedad y posibles consecuencias negativas para el apoyo a la certificación orgánica por parte de agricultores y consumidores (AMS 2016). En el (NOSB 2016, Informe del Subcomité de Etiquetado Alternativo), otros expertos presentaron una serie de ideas sobre cómo podrían aparecer las etiquetas dentro del esquema orgánico del USDA o fuera del país. Debido a la falta de estándares y normas, que es una base necesaria para las etiquetas, el grupo no llegó a un consenso. La opinión era que, si se incluyera la acuapónica, o se añadiera una etiqueta adicional, entre la gran diversidad ya existente entre los diferentes sistemas de producción orgánica, ello pondría a prueba el proceso de certificación y constituiría una fuente de confusión para los consumidores. Curiosamente, las sugerencias de alternativas de etiqueta bajo el paraguas orgánico del USDA, o además de él, ponen de relieve la evidencia anecdótica de que el principio de las granjas acuapónicas parece ser atractivo para los consumidores, y que no necesitan ser certificados orgánicos para ser viables (NOSB 2016, Alternative Labeling Informe del Subcomité, pág. 5).

En resumen, el NOSB (2016) proporciona una descripción detallada del proceso desde principios de la década de 1990 hasta hoy, que refleja también diferentes opiniones de las partes interesadas involucradas en este debate. La Ley de Producción de Alimentos Orgánicos de 1990 (OFPA) se basa en esta base para el desarrollo de la certificación orgánica federal estadounidense para la NOSB, y desde entonces la discusión sobre permitir sistemas de producción de invernadero para la certificación orgánica o no ha estado en vigor (NOSB 2016). A estas alturas, existe un acuerdo en el debate que reconoce que las raíces de la agricultura ecológica están en la preocupación por la fertilidad y la calidad del suelo. Todas las prácticas y normas de agricultura ecológica desarrolladas se basan en esta premisa, y cualquier discusión sobre su posterior desarrollo tiene que comenzar desde este punto de vista.

En el debate, hay preguntas más abiertas sobre si la hidroponía podría llamarse orgánica o no. La comparación de la agricultura convencional y ecológica, en el caso de los cultivos de invernadero hortícolas, depende de algunos temas poco investigados o aún discutidos polémicamente (NOSB 2017):

El tipo de práctica agrícola también puede explicar las diferencias encontradas en los productos orgánicos y convencionales, por ejemplo, un menor contenido de metabolitos vegetales secundarios de hortalizas de invernadero cultivadas convencionalmente en comparación con las hortalizas orgánicas de la agricultura de campo. Al permitir que la hidroponía se certificara como orgánica, este valor añadido comunicado actualmente de los productos ecológicos ya no podía comunicarse a los consumidores como valor añadido de forma inequívoca.

Una fuente importante de nutrientes en los sistemas hidropónicos es la harina de soja hidrolizada, que los productores estadounidenses importan de Europa para garantizar que el abastecimiento libre de OMG sea compatible con las normas orgánicas. Esto afecta negativamente a la sostenibilidad general.

Uno de los principios de la agricultura ecológica es el de la resiliencia, que es dudoso para los sistemas de cultivo hidropónico y acuapónico, ya que dependen en gran medida de un suministro externo de energía (observaciones anecdóticas). Los opositores afirman que las granjas orgánicas tampoco son «resilientes» frente a desastres naturales graves, pero ambos grupos siguen siendo poco claros acerca de su concepto de resiliencia cuando se aplican a estos sistemas de producción.

Una comparación de los procesos en la superficie de la raíz, es decir, el ambiente microbiano en el suelo versus el agua y la absorción de nutrientes, es una pregunta abierta y los opositores argumentan que la literatura sobre este tema se percibe como insuficiente.

Por el contrario, todos los argumentos que se pueden encontrar en Europa sobre por qué la hidropónica o la acuapónica deben certificarse como orgánica también se incluyen en la discusión en los Estados Unidos. El punto más notable es, sin embargo, la falta de datos sobre la comparación directa de los sistemas para poder evaluar sistemáticamente los impactos y ventajas mencionados. En resumen, la NOSB rechazó etiquetar los sistemas hidropónicos o acuapónicos como orgánicos en general porque (NOSB 2017, p. 70—71):

§ 6513 Plan Orgánico: «Un plan orgánico contendrá disposiciones destinadas a fomentar la fertilidad del suelo, principalmente a través del manejo del contenido orgánico del suelo a través de la labranza adecuada, la rotación de cultivos y el estiércol... Un plan orgánico no incluirá prácticas de producción o manipulación que sean inconsistentes con este capítulo».

  • § 205.200 General: "Las prácticas de producción implementadas de conformidad con esta subparte deben mantener o mejorar los recursos naturales de la operación, incluida la calidad del suelo y del agua».
  • § 205.203 Norma de prácticas de fertilidad del suelo y manejo de nutrientes de cultivos: (a) «El productor debe seleccionar e implementar prácticas de labranza y cultivo que mantengan o mejoren las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo y minimicen la erosión del suelo». b) «El productor debe gestionar los nutrientes de los cultivos y la fertilidad del suelo mediante rotaciones, cobertura de cultivos y aplicación de materiales vegetales y animales.» c) «El productor deberá gestionar materiales vegetales y animales para mantener o mejorar el contenido de materia orgánica del suelo...»

Posteriormente, en el año 2016, se dieron definiciones para hidroponía, acuapónica y aeroponía, indicando para aquapónica que (NOSB 2017, p. 82):

La producción acuapónica es una forma de hidroponía en la que las plantas obtienen parte o todos sus nutrientes entregados en forma líquida a partir de residuos de pescado. La acuapónica se define aquí como un sistema hidropónico recirculante en el que las plantas se cultivan en nutrientes procedentes de aguas residuales de animales acuáticos, que puede incluir el uso de bacterias para mejorar la disponibilidad de estos nutrientes para las plantas. Las plantas mejoran la calidad del agua mediante el uso de los nutrientes, y el agua se recircula de nuevo a los animales acuáticos.

La NOP tiene normas estrictas para el manejo de estiércol animal en la producción ecológica terrestre, pero no existen tales normas que garanticen la seguridad de los alimentos vegetales producidos en los desechos fecales de vertebrados acuáticos. Además, la NOP aún no ha emitido normas para la producción de acuicultura orgánica, de las cuales dependería la producción de plantas acuapónicas. '_El Subcomité de Cultivos se opone a permitir que los sistemas de producción acuapónicos sean certificados orgánicos en este momento. Si en el futuro se emiten normas acuícolas y se resuelven las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria, la acuapónica podría ser reconsiderada (NOSB 2017, p. 82).

Allí está la certificación 'Naturally Grown', una certificación de base de revisión por pares, que incluye explícitamente la acuapónica (https://www.cngfarming.org/ aquaponics). Esta certificación implica un catálogo con criterios a partir de enero de 2016. Sólo el producto vegetal está certificado, no la parte de pescado, porque en este momento (por ejemplo, piensos para peces) no cumple con los criterios generales para la certificación del ganado. Los criterios regulan los siguientes aspectos: Diseño de Sistemas y Componentes, Materiales para Componentes Principales del Sistema y Soporte Raíz de Crecimiento, Fuentes de Agua, Monitoreo, Entradas para Ajuste del PH, Uso y Eliminación de Residuos, Producción y Gestión de Cultivos, Manejo de Peces, Localización y Alpes, Energía y Registro Manteniendo. El plan se basa en planes de inspección por pares y no permite el uso de plaguicidas y fungicidas sintéticos, plaguicidas a base de cobre, plaguicidas de base petroquímica o fungicidas. No regula los componentes de la parte de la planta, sino que evalúa sus funciones: regulación del agua, aireación, desgasificación, biofiltraciones y eliminación de residuos sólidos de pescado.

En resumen, hay organismos de certificación orgánica individuales en los Estados Unidos que certifican la acuapónica (partes) como producción orgánica, pero también se han reportado casos de agricultores que reclaman producción orgánica sin estar certificada (Friendly Aquaponics 2018). Después de que este capítulo vaya a la prensa puede haber nuevos desarrollos que afecten al tema de la certificación orgánica. Además, la cuestión de que la agricultura urbana sea declarada como agricultura y, por lo tanto, ser elegible para fondos agrícolas podría obtener un estatus más claro con el nuevo proyecto de ley agrícola estadounidense pendiente.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.