common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

La investigación acuapónica contemporánea ha demostrado una gran conciencia de las preocupaciones particulares planteadas en la problemática del Antropoceno. Las justificaciones para la investigación acuapónica han tendido a primer plano el desafío de la seguridad alimentaria en un mundo con una población humana cada vez mayor y una base de recursos siempre tensa. Por ejemplo, König et al. (2016) sitúan precisamente la acuapónica dentro de las preocupaciones planetarias del discurso de Antropoceno cuando afirman: «Garantizar la seguridad alimentaria en el siglo XXI dentro de las fronteras planetarias sostenibles requiere una intensificación agroecológica multifacética de la producción de alimentos y la desvinculación del uso insostenible de los recursos». Hacia estos importantes objetivos de sostenibilidad, se afirma que la tecnología acuapónica es muy prometedora (Goddek et al. 2015). Los innovadores sistemas cerrados de acuapónica ofrecen una convergencia especialmente atractiva de resoluciones potenciales que podrían contribuir a un futuro más sostenible.

Los defensores de la acuapónica a menudo subrayan los principios ecológicos en el corazón de esta tecnología emergente. Los sistemas acuapónicos aprovechan el potencial positivo de un ecosistema más o menos simple, con el fin de reducir el uso de insumos finitos y reducir simultáneamente los subproductos de desecho y otras externalidades. Por estos motivos, la tecnología acuapónica puede considerarse como un ejemplo primario de «intensificación sostenible» (Garnett et al. 2013) o, más precisamente, como una forma de «intensificación ecológica», ya que sus principios fundacionales se basan en la gestión de los organismos prestadores de servicios hacia la obtención de datos cuantificables y directos contribuciones a la producción agrícola (Bommarco et al. 2013). De este principio agroecológico fluyen una gran cantidad de beneficios potenciales de sostenibilidad. Los capítulos 1 y 2 de este libro hacen un trabajo ejemplar al destacar estos, detallando los desafíos que enfrenta nuestro sistema alimentario y situando la ciencia acuapónica como posible lugar para una serie de intervenciones en materia de sostenibilidad y seguridad alimentaria. No es necesario repetir estos puntos de nuevo, pero vale la pena señalar que esta convergencia percibida de resoluciones potenciales es lo que impulsa la investigación y refuerza la «convicción de que esta tecnología tiene el potencial de desempeñar un papel importante en la producción de alimentos en el futuro» (7) (Junge et al. 2017).

Sin embargo, a pesar de las considerables afirmaciones hechas por sus defensores, el futuro de la acuapónica es menos que seguro. El papel que podría desempeñar la acuapónica en las transiciones hacia el suministro sostenible de alimentos sigue siendo objeto de debate, lo que es crucial, debemos subrayar, _la publicación de los resultados de sostenibilidad y seguridad alimentaria de los sistemas acuapónicos sigue siendo visible por su ausencia en toda Europa (König et al. 2018). Sobre el papel, los atributos «carismáticos» de la acuapónica aseguran que se pueda presentar fácilmente como un tipo de innovación «balas de plata» que llega al centro de las cuestiones más profundas de sostenibilidad y seguridad alimentaria de nuestro sistema alimentario (Brooks et al. 2009). Tales imágenes han sido capaces de captar una atención considerable para la acuapónica mucho más allá de los límites de la investigación académica — consideremos, por ejemplo, la producción significativa de «bombo» acuapónico en línea en comparación con campos similares, señalados útilmente por Junge et al. (2017). Es aquí donde podemos tomar tiempo para señalar la relación entre el potencial percibido de la acuapónica y el «tecno-optimismo».

La introducción de cada nueva tecnología va acompañada de mitos que estimulan un mayor interés en esa tecnología (Schoenbach 2001). Los mitos circulan entre los primeros adoptantes y son recogidos por los medios de comunicación en general a menudo mucho antes de que la comunidad científica tenga tiempo para analizar y responder a sus afirmaciones a fondo. Los mitos, como afirma Schoenbach (2001, 362), son ampliamente creídos porque «comprenden una explicación clara y convincente del mundo». Estas poderosas explicaciones son capaces de energizar y alinear la acción individual, comunitaria e institucional hacia fines particulares. La «belleza» de la acuapónica, si podemos llamarla así, es que el concepto a menudo puede hacer que la complejidad de las cuestiones relativas a la sostenibilidad y la seguridad alimentaria se convierta en metáforas de sistemas claros, comprensibles y escalables. La imagen omnipresente del ciclo acuapónico -agua que fluye entre peces, plantas y bacterias- que resuelve elegantemente los desafíos del sistema alimentario es ejemplar aquí. Sin embargo, los mitos sobre tecnología, ya sean optimistas o pesimistas, comparten una visión tecnodeterminista de la relación entre tecnología y sociedad (Schoenbach 2001). Dentro de la visión tecno-determinista de la tecnología, es la tecnología la que causa cambios importantes en la sociedad: si logramos cambiar la tecnología, conseguimos así cambiar el mundo. Independientemente de si el cambio es para mejor (tecno-optimismo) o para peor (tecnofobia), la tecnología por sí misma crea un efecto.

Los puntos de vista tecno-deterministas han sido profundamente criticados por motivos sociológicos, filosóficos (Bradley 2011), marxistas (Hornborg 2013), material-semióticos (Latour 1996) y feministas (Haraway 1997). Estos enfoques más matizados del desarrollo tecnológico afirmarían que la tecnología por sí misma no trae cambio a la sociedad; no es inherentemente buena ni mala, sino que siempre está incrustada en las estructuras de la sociedad, y son esas estructuras las que permiten el uso y el efecto de la tecnología en cuestión. En un grado u otro, la tecnología es una entidad emergente, cuyos efectos no podemos conocer de antemano (de Laet y Mol 2000). Esto puede parecer un punto obvio, pero el tecno-determinismo sigue siendo una característica fuerte, aunque a menudo latente, dentro de nuestro panorama epistemológico contemporáneo. Nuestras sociedades tecnológicas impulsadas por la innovación son mantenidas por regímenes discursivos que se aferran a la promesa de renovación social a través del avance tecnológico (Lave et al. 2010). Se ha demostrado que esas creencias tienen un importante papel normativo dentro de las comunidades de expertos, ya sean científicos, empresarios o encargados de formular políticas (Franklin 1995; Soini y Birkeland 2014).

El auge de la acuapónica en toda Europa está entrelazado con intereses específicos de diversos actores. Podemos identificar al menos cinco procesos sociales que condujeron al desarrollo de la acuapónica: (a) interés de las autoridades públicas en financiar soluciones de alta tecnología para problemas de sostenibilidad; (b) financiación de capital riesgo, motivada por los éxitos de las startups de TI, buscando «la próxima gran cosa» que quizás descubrir el nuevo 'unicornio' (empresas emergentes valoradas en más de\ $1 mil millones); (c) interés centrado en eventos de los medios de comunicación masivos en reportar instantáneas sobre historias positivas de nuevas startups acuapónicas, alimentadas por las actividades de relaciones públicas de estas startups, con un seguimiento de los medios raros informes sobre las empresas que cayeron; d) el crecimiento apoyado por Internet de comunidades acuapónicas entusiastas y hágalo usted mismo, compartiendo tanto los valores de sostenibilidad como el amor por la nueva tecnología; e) los intereses de los promotores urbanos de encontrar soluciones económicamente viables para los espacios urbanos vacantes y la ecologización del espacio urbano; y f) la investigación las comunidades se centraron en el desarrollo de soluciones tecnológicas para los problemas inminentes de sostenibilidad y seguridad alimentaria. En mayor o menor grado, el espectro de la esperanza tecno-optimista impregna el desarrollo de la acuapónica.

Aunque las afirmaciones de posiciones tecno-optimistas son inspiradoras y capaces de precipitar la inversión de dinero, tiempo y recursos de diversos actores, el potencial de tales puntos de vista para generar justicia y sostenibilidad ha sido cuestionado a escala local (Leonard 2013) y regional (Hultman 2013) a los imperativos globales (Hamilton 2013). Y es en este punto, podríamos considerar las ambiciones de nuestro propio campo. Un buen punto de partida sería la «acción COST FA1305», que ha sido un importante facilitador de la producción europea de investigación acuapónica en los últimos años, con una serie de publicaciones que reconocen el impacto positivo de la acción en la facilitación de la investigación (Miličić et al. 2017; Delaide et al. 2017; Villarroel et al. 2016). Al igual que todas las acciones COST, este instrumento transnacional de redes, financiado por la UE, ha actuado como un centro de investigación acuapónica en Europa, galvanizando y ampliando las redes tradicionales entre los investigadores, reuniendo a expertos de ciencia, instalaciones experimentales y empresarios. La declaración de objetivos original de la acción COST FA1305 dice lo siguiente:

La acuapónica tiene un papel clave que desempeñar en el suministro de alimentos y en la solución de desafíos globales como la escasez de agua, la seguridad alimentaria, la urbanización y la reducción del uso de energía y las millas alimentarias. La UE reconoce estos desafíos a través de su Política Agrícola Común y sus políticas de protección del agua, cambio climático e integración social. Se requiere un enfoque europeo en el campo de la investigación acuapónica emergente a nivel mundial, sobre la base de la condición de Europa como centro mundial de excelencia e innovación tecnológica en los ámbitos de la acuicultura y la horticultura hidropónica. El Hub Acuapónico de la UE tiene como objetivo el desarrollo de la acuapónica en la UE, liderando la agenda de investigación mediante la creación de un centro de redes de científicos expertos en investigación e industria, ingenieros, economistas, acuicultores y horticultores, y contribuyendo a la formación de jóvenes científicos acuapónicos. El Centro Acuapónico de la UE se centra en tres sistemas primarios en tres entornos; (1) «ciudades y zonas urbanas» — acuapónica agrícola urbana, (2) «sistemas de países en desarrollo» — concebir sistemas y tecnologías para la seguridad alimentaria de la población local y (3) «acuapónica de escala industrial» — proporcionar sistemas competitivos la entrega de alimentos locales rentables, saludables y sostenibles en la UE. (http://www.cost.eu/COST_Actions/fa/FA1305, 12.10.2017, sin cursiva en el original).

Como sugiere la declaración de misión, desde el inicio de la acción COST FA1305, se colocaron altos niveles de optimismo sobre el papel de la acuapónica en la solución de los desafíos de sostenibilidad y seguridad alimentaria. La creación de COST EU Aquaponics Hub fue «proporcionar un foro necesario para la acuapónica «puesta en marcha» como una industria seria y potencialmente viable para la producción sostenible de alimentos en la UE y en el mundo» (COST 2013). De hecho, a partir de la propia participación de los autores en COST FA1305, nuestra experiencia duradera fue sin duda la de formar parte de una comunidad de investigación vibrante, entusiasmada y altamente calificada que estaban más o menos unidas en su ambición de hacer que la acuapónica trabajara hacia un futuro más sostenible. Cuatro años después de que se emitiera la declaración de misión del Hub Aquaponic, sin embargo, el potencial de sostenibilidad y seguridad alimentaria de la acuapónica sigue siendo precisamente ese potencial. En la actualidad no está claro qué papel puede desempeñar la acuapónica en el futuro sistema alimentario europeo (König et al. 2018).

La narrativa comúnmente observada de que la acuapónica proporciona una solución sostenible a los desafíos globales que enfrenta la agricultura revela un concepto erróneo fundamental de lo que realmente es capaz de lograr. El lado vegetal de la acuapónica es la horticultura, no la agricultura, produciendo verduras y verduras de hoja verde con alto contenido de agua y bajo valor nutricional en comparación con los alimentos básicos que produce la agricultura en las tierras de cultivo. Una rápida comparación de la superficie agrícola actual, la zona hortícola y la zona hortícola protegida, 184.332 kmsup2/sup, 2.290 kmsup2/sup (1,3%) y 9,84 kmsup2/sup (0,0053%), en Alemania, revela el defecto de la narrativa. Incluso si se considera una productividad mucho mayor en acuapónica a través de la utilización de sistemas ambientales controlados, la acuapónica ni siquiera está cerca de tener el potencial de tener un impacto real en la práctica agrícola. Esto se vuelve aún más evidente cuando la ambición de ser un «sistema alimentario del futuro» termina en la búsqueda de cultivos de alto valor (por ejemplo, microverdes) que puedan comercializarse como gastronomía gourmet.

Es bien sabido que el desarrollo de la tecnología sostenible se caracteriza por incertidumbres, altos riesgos y grandes inversiones con rendimientos tardíos (Alkemade y Suurs 2012). La acuapónica, en este sentido, no es una excepción; solo existen unos pocos sistemas operativos comerciales en toda Europa (Villarroel et al. 2016). Parece una resistencia considerable al desarrollo de la tecnología acuapónica. Los proyectos comerciales tienen que lidiar con una complejidad tecnológica y de gestión comparativamente alta, con importantes riesgos de comercialización, así como con una situación regulatoria incierta que hasta ahora persiste (Joly et al. 2015). Aunque es difícil determinar la tasa de fracaso de las startups, la breve historia de la acuapónica comercial en toda Europa podría resumirse como «Pequeños éxitos y grandes fracasos» (Haenen 2017). Cabe señalar también que los pioneros que ya participan en la acuapónica en la actualidad en toda Europa no están claros si su tecnología está produciendo mejoras en la sostenibilidad (Villarroel et al. 2016). Un análisis reciente de König et al. (2018) ha demostrado cómo los desafíos para el desarrollo de la acuapónica derivan de una serie de preocupaciones estructurales, así como de la complejidad inherente de la tecnología. Combinados, estos factores dan lugar a un entorno de alto riesgo para los empresarios e inversores, lo que ha producido una situación en la que las instalaciones de startups en toda Europa se ven obligadas a centrarse en la producción, la comercialización y la formación del mercado con respecto a la entrega de credenciales de sostenibilidad (König et al. 2018). Aparte de las afirmaciones de gran potencial, la sombría realidad es que queda por ver qué impacto puede tener la acuapónica en los regímenes arraigados de producción y consumo de alimentos que operan en la época contemporánea. Parece que el lugar de la tecnología acuapónica en la transición hacia sistemas alimentarios más sostenibles no tiene ninguna garantía.

Más allá de la especulación del tecno-optimismo, la acuapónica ha surgido como una tecnología de producción de alimentos altamente compleja que tiene potencial pero se enfrenta a grandes desafíos. En general, existe una falta de conocimiento sobre cómo dirigir las actividades de investigación para desarrollar tales tecnologías de una manera que preserve su promesa de sostenibilidad y posibles soluciones a las preocupaciones acuciantes del sistema alimentario (Elzen et al. 2017). Una encuesta reciente realizada por Villarroel et al. (2016) reveló que de 68 actores acuapónicos que respondieron repartidos en 21 países europeos, el 75% participaron en actividades de investigación y el 30,8% en producción, y solo el 11,8% de los encuestados vendieron pescado o plantas en los últimos 12 meses. Está claro que el campo de la acuapónica en Europa sigue siendo modelado principalmente por actores de la investigación. En este entorno de desarrollo, creemos que la próxima fase de la investigación acuapónica será crucial para desarrollar el potencial futuro de sostenibilidad y seguridad alimentaria de esta tecnología.

Las entrevistas (König et al. 2018) y las encuestas cuantitativas (Villarroel et al. 2016) del campo acuapónico europeo han indicado que existe una opinión mixta sobre la visión, las motivaciones y las expectativas sobre el futuro de la acuapónica. A la luz de esto, Konig et al. (2018) han planteado la preocupación de que una diversidad de visiones para la tecnología acuapónica podría obstaculizar la coordinación entre los actores y, en última instancia, interrumpir el desarrollo de «un corredor realista de vías de desarrollo aceptables» para la tecnología (König et al. 2018). Desde la perspectiva de los sistemas de innovación, las innovaciones emergentes que muestran una diversidad desorganizada de visiones pueden sufrir un «fracaso de direccionalidad» (Weber y Rohracher 2012) y, en última instancia, no alcanzan sus potenciales percibidos. Dichas perspectivas se ajustan a las posiciones de la ciencia de la sostenibilidad que subrayan la importancia de las «visiones» para crear y perseguir futuros deseables (Brewer 2007). A la luz de esto, ofrecemos una visión de este tipo para el campo de la acuapónica. Argumentamos que la investigación acuapónica debe reenfocarse en una agenda radical de sostenibilidad y seguridad alimentaria que sea adecuada para los desafíos inminentes que enfrenta el Antropoceno.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.