common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

9.2 Origen de los nutrientes

2 years ago

5 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

Las principales fuentes de nutrientes de un sistema acuapónico son el alimento para peces y el agua añadida (que contiene Mg, Ca, S) (véase Sect. 9.3.2.) en el sistema (Delaide et al. 2017; Schmautz et al. 2016) según se detalla más detalladamente en Cap. 13. Con respecto a los piensos para peces, existen dos tipos principales: los piensos a base de harina de pescado y los piensos a base de plantas. La harina de pescado es el tipo clásico de alimento utilizado en la acuicultura, donde los lípidos y las proteínas dependen de la harina de pescado y el aceite de pescado (Geay et al. 2011). Sin embargo, desde hace algún tiempo, se han planteado preocupaciones sobre la sostenibilidad de dichos piensos y se ha llamado la atención hacia las dietas basadas en plantas (Boyd 2015; Davidson et al. 2013; Hua y Bureau 2012; Tacon y Metian 2008). Un metaanálisis realizado por Hua y Bureau (2012) reveló que el uso de proteínas vegetales en la alimentación de peces puede influir en el crecimiento de peces si se incorpora en altas proporciones. De hecho, las proteínas vegetales pueden tener un impacto en la digestibilidad y los niveles de factores antinutricionales del alimento. En particular, el fósforo procedente de plantas y, por lo tanto, en forma de fitatos no beneficia, por ejemplo, el salmón, la trucha y varias otras especies de peces (Timmons y Ebeling 2013). No es sorprendente que esta observación dependa en gran medida de las especies de peces y de la calidad de los ingredientes (Hua y Bureau 2012). Sin embargo, poco se sabe sobre el impacto de la composición variable de los piensos para peces en los rendimientos de los cultivos (Yildiz et al. 2017).

El alimento clásico para peces está compuesto por 6-8 macro ingredientes y contiene entre un 6% y un 8% de nitrógeno orgánico, un 1,2% de fósforo orgánico y un 40— 45% de carbono orgánico (Timmons y Ebeling 2013) con alrededor del 25% de proteína para peces herbívoros u omnívoros y alrededor del 55% de proteína para peces carnívoros (Boyd 2015). Los lípidos también pueden ser peces o plantas (Boyd 2015).

! image-20200930223218300

Fig. 9.1 Flujo ambiental de nitrógeno y fósforo en% para (a) producción de jaulas Tilapia del Nilo (después de Neto y Ostrensky 2015) y (b) producción de RAS (a partir de diversas fuentes)

Una vez añadidos los piensos para peces al sistema, los peces consumen una parte sustancial de ellos y se utilizan para el crecimiento y el metabolismo o se excretan como heces solubles y sólidas, mientras que el resto de los piensos dados se desintegran en los tanques (Goddek et al. 2015; Schneider et al. 2004) (Fig. 9.1). En este caso, las sobras de pienso y los productos metabólicos se disuelven parcialmente en el agua acuapónica, lo que permite a las plantas absorber nutrientes directamente de la solución acuapónica (Schmautz et al. 2016).

En la mayoría de los sistemas de cultivo (Caps. 7 y 8, se pueden añadir nutrientes para complementar la solución acuapónica y garantizar una mejor correspondencia con las necesidades de las plantas (Goddek et al. 2015). De hecho, incluso cuando el sistema está acoplado, es posible agregar hierro o potasio (que a menudo faltan) sin dañar los peces (Schmautz et al. 2016).

9.2.1 Sobras de piensos para peces y heces de pescado

Idealmente, todo el alimento dado debe ser consumido por el pescado (Fig. 9.1). Sin embargo, una pequeña parte (menos del 5% (Yogev et al. 2016)) a menudo se deja descomponer en el sistema y contribuye a la carga nutritiva del agua (Losordo et al. 1998; Roosta y Hamidpour 2013; Schmautz et al. 2016), consumiendo oxígeno disuelto y liberando dióxido de carbono y amoníaco (Losordo et al. 1998) , entre otras cosas. La composición de los restos de alimento para peces depende de la composición del alimento.

Lógicamente, la composición de las heces de pescado depende de la dieta de los peces, lo que también influye en la calidad del agua (Buzby y Lin 2014; Goddek et al. 2015). Sin embargo, la retención de nutrientes en la biomasa de los peces depende en gran medida de las especies de peces, los niveles de alimentación, la composición de los piensos, el tamaño de los peces y la temperatura del sistema (Schneider et al. 2004). A temperaturas más altas, por ejemplo, el metabolismo de los peces se acelera y por lo tanto se traduce en más nutrientes contenidos en la fracción sólida de las heces (Turcios y Papenbrock 2014). La proporción de nutrientes excretados también depende de la calidad y digestibilidad de la dieta (Buzby y Lin 2014). La digestibilidad del alimento para peces, el tamaño de las heces y la relación de sedimentación deben considerarse cuidadosamente para garantizar un buen equilibrio en el sistema y maximizar los rendimientos de los cultivos (Yildiz et al. 2017). De hecho, si bien es prioritario que los piensos para peces se elijan cuidadosamente para adaptarse a las necesidades de los peces, los componentes de los piensos también podrían seleccionarse para satisfacer las necesidades de las plantas cuando no suponga ninguna diferencia con los peces (Goddek et al. 2015; Licamele 2009; Seawright et al. 1998).


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.