common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a alimentos suficientes, seguros y nutritivos que satisfagan sus necesidades dietéticas y preferencias alimentarias para una vida activa y saludable (Allison 2011). Hay cuatro pilares de la seguridad alimentaria, que definen, defienden y miden el estado de seguridad alimentaria a nivel local, nacional e internacional. Estos son la disponibilidad de alimentos, la accesibilidad de los alimentos, la utilización de los alimentos y la estabilidad alimentaria. La disponibilidad de alimentos se logra cuando se dispone en todo momento de alimentos nutritivos para el acceso de las personas, mientras que la accesibilidad de los alimentos se logra cuando las personas tienen en todo momento la capacidad económica de obtener alimentos nutritivos disponibles de acuerdo con sus preferencias dietéticas. La utilización de los alimentos se logra cuando todos los alimentos consumidos son absorbidos y utilizados por el cuerpo para hacer posible una vida activa saludable, y la estabilidad alimentaria se logra cuando se alcanzan todos los demás pilares (Faber et al. 2011).

La agricultura urbana y periurbana se reconoce cada vez más como un medio por el cual las ciudades pueden alejarse de los actuales sistemas alimentarios no equitativos y dependientes de los recursos, reducir su huella ecológica y aumentar su capacidad de vida (van Gorcum et al. 2019; Dubbeling et al. 2010). Debido a la dependencia casi total de los productos importados de otras regiones, los consumidores urbanos son particularmente vulnerables a la inseguridad alimentaria. Para las personas de bajo nivel socioeconómico, esta dependencia significa que cualquier fluctuación en los precios de los alimentos se traduce en un poder adquisitivo limitado, un aumento de la inseguridad alimentaria y un riesgo de opciones dietéticas. Las empresas acuapónicas comunitarias ofrecen un nuevo modelo para combinar la agencia local con la innovación científica para brindar soberanía alimentaria y seguridad alimentaria, reinvolucrando y dando a las comunidades más control sobre su producción y distribución de alimentos (Laidlaw y Magee 2016). Si se implementan como un programa que debe ser administrado por la población local, los sistemas acuapónicos tienen el potencial de abordar la soberanía alimentaria. A su vez, la seguridad alimentaria se ve reforzada por el consumo de pescado, que es una fuente importante de proteínas, aminoácidos esenciales y vitaminas. Incluso cuando se consume en pequeñas cantidades, el pescado puede mejorar la calidad de la dieta aportando aminoácidos esenciales, que a menudo faltan o están insuficientemente representados en las dietas basadas en vegetales.

La empresa social británica Byspokes Community Interest Company (CIC) estableció un sistema acuapónico piloto y un programa de capacitación en el Centro Al-Basma de Beit Sahour, Territorios Palestinos Ocupados, región en la que la disponibilidad de espacio para la producción de alimentos constituye un grave problema, en particular en las zonas urbanas y campamentos de refugiados. Incluso en las zonas agrícolas, el acceso a la tierra se está perdiendo gracias a los controles israelíes y a la anexión efectiva por la «valla de seguridad» israelí. Por lo tanto, la acuapónica ofrece una solución eficiente en el agua y el espacio para el cultivo de productos locales frescos, incluida una fuente proteica de alta calidad (pescado), lo que ayuda a combatir la malnutrición y la inseguridad alimentaria, al tiempo que brinda nuevas oportunidades de generación de ingresos. (25% en la Ribera Occidental) se clasifican como «inseguridad alimentaria crónica» y el desempleo se sitúa en torno al 25%, con niveles máximos del 80% en algunos campamentos de refugiados. Desde el punto de vista económico, el proyecto demostró que un sistema acuapónico podría contribuir significativamente a los ingresos de los hogares y ayudar así a sacar a las familias de la pobreza, al tiempo que ofrecía una variedad de verduras frescas y pescado a las familias menos capaces de pagar esos alimentos de alta calidad (Viladomat y Jones 2011).

Desde 2010, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha estado implementando un proyecto de apoyo a la producción de alimentos de emergencia para familias pobres de la Franja de Gaza, donde 11 años de bloqueo del mar, la tierra y el aire israelíes, combinado con las bajas lluvias que provocan sequía, han comprometido gravemente las posibilidades de producción nacional de alimentos en una de las zonas más densamente pobladas del mundo. Con tantas restricciones, las verduras frescas son caras y difíciles de encontrar. El 97% de la población de la Franja de Gaza vive en zonas urbanas o campamentos y, por lo tanto, no tiene acceso a la tierra. La pobreza afecta al 53% de la población y el 39% de las familias encabezadas por mujeres padecen inseguridad alimentaria. Por lo tanto, permitir que las familias produzcan sus propios alimentos frescos asequibles es una respuesta muy adecuada y eficaz a la situación actual. Los hogares encabezados por mujeres con inseguridad alimentaria que viven en zonas urbanas recibieron unidades acuapónicas en la azotea y se instalaron otras unidades en establecimientos educativos y comunitarios. Tener una unidad acuapónica en su techo significa que las mujeres pueden simultáneamente mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos de su hogar, mientras se ocupan de sus hijos y hogares. Como resultado de ello, todos los beneficiarios han aumentado el consumo de alimentos domésticos (FAO 2016).

A través de su Programa de Agricultura Adaptada, INMED Partnerships for Children se dedica a establecer programas alimentarios sostenibles que mejoren la seguridad alimentaria, conserven los recursos naturales, promuevan estrategias de adaptación al cambio climático y ofrezcan oportunidades para generar ingresos en los países en desarrollo. INMED ha desarrollado un sistema acuapónico simple y asequible para pequeños agricultores, escuelas, instituciones gubernamentales y jardineros domésticos utilizando materiales locales de fácil acceso. Durante la última década, INMED ha establecido un programa de acuicultura adaptativa y acuapónica de gran éxito en Sudáfrica, Jamaica y Perú. En Sudáfrica, el INMED se centra en lograr la seguridad alimentaria y la generación sostenible de ingresos mediante el fortalecimiento de la capacidad local para comprender y abordar el cambio climático, al tiempo que se resuelven cuestiones interrelacionadas como la degradación del medio ambiente, la creciente escasez de agua y la pobreza. Ofrece vínculos de planificación empresarial con los mercados y asistencia con solicitudes de subvenciones para el desarrollo y préstamos para ampliar las empresas. En el centro de esta visión de largo alcance, además del cultivo tradicional intensivo, está la acuapónica. Se han ejecutado con éxito varios proyectos en diferentes provincias del país. Se instaló un sistema acuapónico en la Asociación Cristiana Thabelo para Discapacitados, en una zona remota de la región de Venda, en la provincia de Limpopo. Debido a que el sistema INMED no requiere mano de obra pesada ni sistemas mecánicos complejos, es ideal para personas con discapacidad y personas que no pueden realizar actividades agrícolas tradicionales. Desde la instalación, la cooperativa ha aumentado sus ingresos en más del 400%. Los miembros de las cooperativas reciben salarios mensuales estables y han invertido en la cría de animales para obtener ingresos adicionales. Las comunidades que han adoptado esta nueva forma de agricultura han fortalecido su capacidad para garantizar la seguridad alimentaria y ofrecer nuevas oportunidades de adaptación para la generación de ingresos (https://inmed.org) (Fig. 24.2).

Otro buen ejemplo de elevación de la comunidad en Sudáfrica es Eden Aquaponics (www.edenaquaponics.co.za). Eden Aquaponics (Pty) Ltd. es la creación de Jack Probart quien, al darse cuenta de que la seguridad alimentaria se está volviendo tan vital como una economía saludable, tuvo la visión de desarrollar un negocio comercial con un enfoque comunitario. Utilizando acuapónica para producir pescado y verduras en el área del Edén de la Ruta Jardín en el Cabo Occidental, Eden Aquaponics suministra pescado para el consumo, así como alevines para la piscicultura, y cultiva una variedad de verduras orgánicas para su distribución a los mercados de agricultores locales, restaurantes y minoristas. La división Community Upliftment fabrica e instala sistemas comerciales personalizados de varios tamaños, incluyendo equipos acuapónicos para el patio trasero de bricolaje, y suministra plántulas y alevines. También enseñan a las comunidades menos afortunadas a ser autosuficientes en el crecimiento, la comercialización y la venta de sus productos, lo que permite a las personas anteriormente desempleadas desarrollar habilidades, confianza en sí mismas, autoestima y la capacidad de mantenerse por sí mismas.

Food Basket for Africa (www.foodbasketforafrica.org.za) es una iniciativa similar. Se centran en la labor de desarrollo de los hombres, que se realiza a través de la Fraternidad de los Hombres, proporcionando asesoramiento social y emocional a los hombres de las zonas rurales. La Fraternidad de los Hombres trabaja en asociación con Effective Living Centers, una organización de asesoramiento de renombre. Food Basket for Africa dirige una serie de proyectos de desarrollo agrícola en las zonas rurales de África meridional. En las comunidades se colocan túneles de alimentos (no hidropónicos sino principalmente camas absorbentes), que los adoptan, y se imparte capacitación inicial para técnicas de riego y fertilización para el cuidado de túneles. Un sistema aquapónico fue puesto en marcha en uno de los proyectos, en Kommetjie, Ciudad del Cabo.

!

Fig. 24.2 Algunas ilustraciones de los proyectos comunitarios del INMED en Sudáfrica. (Fotografías proporcionadas por Janet Ogilvie del INMED)

Las cuestiones relativas a la seguridad alimentaria y la soberanía alimentaria no sólo son pertinentes para el mundo en desarrollo. En Sevilla, España, la empresa social Asociacíon Verdes del Sur ha instalado un invernadero acuapónico en los terrenos de una escuela de Polígono Sur, la parte socialmente más desfavorecida de la ciudad, caracterizada por un desempleo de larga duración y una alta incidencia de delitos relacionados con las drogas. La unidad acuapónica se utiliza como parte de un programa de educación ambiental para residentes locales, incluyendo la enseñanza de los beneficios de comer alimentos frescos cultivados localmente y el desarrollo de habilidades para los desempleados (http://huertosverdesdelsur.blogspot.com). También se ha instalado un prototipo de unidad doméstica en la casa de uno de los residentes locales, Soledad (Fig. 24.3).

Well Community Allotment Group (Crookes Community Farm) es una empresa social dirigida por voluntarios en Sheffield, Reino Unido, que tiene la misión de conectar a la comunidad local con sus alimentos, involucrándolos activamente en su producción y educándolos sobre los beneficios de los alimentos locales. En 2018, la asociación recibió un Aviva Community Fund Award con el fin de construir una unidad acuapónica que será utilizada para educar a individuos, escuelas, grupos juveniles y otras organizaciones (https://www.avivacommunityfund.co.uk/voting/project/pastwinnerprojectview/176291).

!

Fig. 24.3 Instalaciones acuapónicas en Polígono Sur — en sentido contrario a las agujas del reloj desde arriba a la izquierda: el invernadero aquapónico de la escuela; Soledad con tilapia congelada criada en su unidad doméstica; tomates y una berenjena guardados para sus semillas; la unidad acuapónica doméstica. (Fotografías: Sarah Milliken)

En los Estados Unidos, varias empresas sociales que utilizan sistemas acuapónicos se han establecido en todo el país como parte de un creciente movimiento social centrado en el uso de la agricultura urbana para aumentar la seguridad alimentaria y la cohesión comunitaria. Uno de los primeros fue Growing Power, que fue fundado por Will Allen en 1995, con el objetivo de utilizar la agricultura urbana como vehículo para mejorar la seguridad alimentaria en el centro de Milwaukee y para el fortalecimiento a largo plazo de sus barrios, y dar a los jóvenes de la ciudad la oportunidad de adquirir habilidades para la vida cultivar y comercializar productos orgánicos. Growing Power proporcionó instalaciones o tierras, orientación en el cultivo de alimentos y mantenimiento general del proyecto, y los productos fueron donados a programas de comidas y proveedores de alimentos de emergencia o vendidos por los jóvenes en tiendas agrícolas locales y mercados de agricultores, con la estipulación de que una cuarta parte de los ingresos se regresó a la comunidad local (Kaufman y Bailkey 2000). Según todos los relatos, Growing Power estaba haciendo exactamente lo que se habían propuesto hacer: estaban alimentando, entrenando y exponiendo a miles de personas a una relación más autónoma con su comida. Pero mientras se cumplía su misión, ello entrañaba costos considerables. Más dinero estaba saliendo que entrando en las puertas de Growing Power, y para 2014, la empresa social tenía una deuda de más de\ $2 millones (Satterfield 2018). Ante una deuda insuperable y una presión legal, Growing Power finalmente se disolvió en 2017. Sin embargo, el legado de la empresa vive en la forma de otras empresas sociales que se inspiraron para iniciar iniciativas similares. Una de esas empresas que reconoce la influencia de Will Allen es la Asociación Rid-All Green en Cleveland, Ohio, cuya misión es educar a la próxima generación no sólo para aprender a cultivar y comer alimentos frescos, sino también para operar y hacer crecer sus propios negocios en la industria alimentaria, que van desde la venta de productos frescos y pescado a los distribuidores de alimentos para procesar y envasar productos alimenticios frescos (https://www.greennghetto.org).

El movimiento agrícola urbano en los Estados Unidos ha sido impulsado por el programa de subvenciones competitivas del Proyecto de Alimentos Comunitarios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), establecido en 1996 con el objetivo de luchar contra la inseguridad alimentaria mediante el desarrollo de proyectos alimentarios comunitarios que promuevan la autosuficiencia, la suficiencia de las comunidades de bajos ingresos. Desde 1996, este programa ha otorgado aproximadamente 90 millones de dólares en donaciones. Una empresa social que se ha beneficiado de este plan es Planting Justice (www.plantingjustice.org), que construyó un sistema aquapónico en un terreno vacante en East Oakland, California, administrado por antiguos reclusos. Se han creado doce empleos con salario vital, se han entregado 5000 libras (2268 kilos) de productos gratuitos a la comunidad, y el proyecto ha puesto $500,000 en salarios y\ $200,000 en beneficios de nuevo en el vecindario (New Entry Sustainable Farming Project 2018).

El GrowHaus (https://www.thegrowhaus.org) fue fundado en 2009 como una empresa social, que se centra en la producción de alimentos comunitarios saludables, equitativos e impulsados por los residentes; el 97% de los alimentos consumidos en Colorado se producen fuera del estado, y el vecindario donde se encuentra The GrowHaus. ha sido designado un «desierto de alimentos» basado en características de bajos ingresos, raza/etnia, larga distancia a una tienda de comestibles, falta de acceso a alimentos frescos asequibles y dependencia del transporte público. Los residentes han llegado a confiar en la comida rápida, tiendas de conveniencia, gasolineras y bancos de alimentos para la mayoría de sus alimentos básicos. Debido a estos factores, muchas personas se enfrentan a desafíos importantes en términos de seguridad alimentaria y acceso, lo que da lugar a un aumento espectacular de los problemas de salud conexos. Inicialmente en asociación con Colorado Aquaponics (www.coloradoaquaponics.com), y desde 2016 de forma independiente, el GrowHaus opera una granja acuapónica de 3200 pies cuadrados (297 metros cuadrados), y los productos se venden a través de un programa semanal de canasta de alimentos frescos a un precio comparable a Walmart, así como a restaurantes, con una porción donada a la comunidad local. Para ayudar a la transición a una alimentación más saludable, el GrowHaus también organiza cursos gratuitos de capacitación y eventos comunitarios centrados en la alimentación. En el año fiscal 2016—2017, los GrowHaus generaron un ingreso de $1,204.070, de los cuales $333.534 se obtuvieron, y $870.536 se recaudaron a través de donaciones gubernamentales, fundaciones benéficas, contribuciones corporativas y donaciones individuales. Con costos operativos de $934.231, el ingreso anual neto fue de\ $269.839 (https://www.thegrowhaus.org/annual-report).

Trifecta Ecosistemas (antes Fresh Farm Aquaponics; http://trifectaecosystems. com) fue fundada en 2012 en Meriden, Connecticut. Su misión es abordar la seguridad alimentaria urbana mediante la creación de incentivos para que las comunidades cultiven sus propios alimentos y, al mismo tiempo, sensibilizar sobre la agricultura sostenible a través de la educación, talleres y proyectos urbanos. La empresa emplea a seis empleados que proporcionan sistemas acuapónicos a organizaciones con fines educativos, desarrollo de mano de obra, jardinería terapéutica y producción de alimentos de alta calidad. Los sistemas acuapónicos abarcan desde instalaciones de producción a escala comercial hasta pequeñas unidades educativas para su uso en aulas. En 2018, la Autoridad Regional del Agua del Centro Sur (RWA) otorgó una subvención de $500.000 para facilitar la creación de una serie de sistemas acuapónicos de agricultura ambiental controlados por las aduanas, una plataforma tecnológica de agricultura urbana y programas de capacitación de la fuerza de trabajo destinados a mejorar la seguridad alimentaria.

La empresa social SchoolGrown (www.schoolgrown.org) fue creada en 2014 por entusiastas de la acuapónica que sintieron que los niños no estaban recibiendo suficientes experiencias prácticas cultivando alimentos y aprendiendo acerca de su conexión con el mundo que les rodea. Situado junto a la operación acuapónica comercial en Ouroboros Farms, California, el «aula» de acuapónica está dirigido por voluntarios y se utiliza para proporcionar capacitación. Su objetivo principal, sin embargo, es difundir los sistemas acuapónicos a las escuelas y comunidades alrededor de los Estados Unidos para enseñar prácticas agrícolas sostenibles, administración ambiental y conservación de recursos, y al mismo tiempo producir alimentos frescos y locales, creando así una conexión más profunda entre las comunidades y los alimentos que comen. El LEAF (Living Ecosystem Aquaponic Facility) es un invernadero de 1800 pies cuadrados (167 metros cuadrados) con un sistema aquapónico alimentado por energía solar que fue diseñado específicamente para este propósito. Con un costo de $75.000, que incluye salarios de dos empleados a tiempo parcial responsables de mantener el sistema y cosechar, los invernaderos son financiados por una combinación de un esquema de verduras de agricultura apoyada por la comunidad (CSA), patrocinio comunitario o empresarial local, y crowdfunding. Cada LEAF está destinado a ser financieramente autosostenible a través de la generación de ingresos procedentes de los productos.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.