common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

16.7.1 Partialidad

A pesar de los relatos contemporáneos de sostenibilidad que subrayan su carácter complejo, multidimensional y controvertido, en la práctica, gran parte de la ciencia que se ocupa de los temas de sostenibilidad permanece fija a las perspectivas y acciones tradicionales y disciplinarias (Miller et al. 2014). El conocimiento disciplinario, hay que decir, tiene un valor obvio y ha dado enormes avances en la comprensión desde la antigüedad. Sin embargo, la apreciación y aplicación de los temas de sostenibilidad a través de los canales disciplinarios tradicionales se ha caracterizado por el fracaso histórico de facilitar el cambio social más profundo necesario para temas como el que enfrentamos aquí: la transformación sostenible del sistema alimentario paradigma (Fischer et al. 2007).

La articulación de los problemas de sostenibilidad a través de los canales disciplinarios tradicionales a menudo conduce a conceptualizaciones «atomizadas» que consideran las dimensiones biofísicas, sociales y económicas de la sostenibilidad como entidades compartimentadas y suponen que éstas pueden abordarse de forma aislada (por ejemplo, Loos et al. 2014). En lugar de considerar las cuestiones de sostenibilidad como una convergencia de componentes interactivos que deben abordarse juntos, las perspectivas disciplinarias a menudo promueven «soluciones tecnológicas» para abordar los problemas multidimensionales a menudo complejos (por ejemplo, Campeanu y Fazey 2014). Una característica común de esos marcos es que a menudo implican que los problemas de sostenibilidad pueden resolverse sin tener en cuenta las estructuras, objetivos y valores que sustentan problemas complejos en niveles más profundos, por lo general prestando poca consideración a las ambigüedades de la acción humana, la dinámica institucional y concepciones más matizadas del poder.

La práctica de dividir un problema en componentes discretos, analizarlos aisladamente y luego reconstruir un sistema a partir de interpretaciones de las partes ha sido una visión metodológica enormemente poderosa que remonta su historia a los albores de la modernidad con la llegada del reduccionismo cartesiano ( Comerciante 1981). Siendo un principio clave para la producción de conocimiento objetivo, esta práctica constituye la base de la mayor parte del esfuerzo disciplinario en las ciencias naturales. La importancia del conocimiento objetivo, por supuesto, está en que proporciona a la comunidad investigadora 'hechos'; perspectivas precisas y reproducibles sobre fenómenos generalmente dispersos. La producción de hechos fue la sala de máquinas de la innovación que impulsó la Revolución Verde. La ciencia impulsó el «conocimiento experto» y proporcionó información penetrante sobre las dinámicas de nuestros sistemas de producción de alimentos que permanecieron invariantes a través del cambio en el tiempo, el espacio o la ubicación social. Construir un catálogo de este tipo de conocimientos, y desplegarlo como lo que Latour (1986) llama «móviles inmutables», constituyó la base de los sistemas universales de monocultamiento, fertilización y control de plagas que caracterizan el sistema alimentario moderno (Latour 1986).

Pero esta forma de producción de conocimiento tiene debilidades. Como cualquier científico sabe, para obtener conocimientos significativos, este método debe aplicarse estrictamente. Se ha demostrado que esta producción de conocimiento está «sesgada hacia aquellos elementos de la naturaleza que ceden a su método y hacia la selección de los problemas más susceptibles de solución con el conocimiento producido» (Kloppenburg 1991). Un claro ejemplo de esto sería nuestra agenda de investigación de seguridad alimentaria desequilibrada que privilegia fuertemente la producción sobre cuestiones de conservación, sostenibilidad o soberanía alimentaria (Hunter et al. 2017). La mayor parte del trabajo de alto perfil sobre seguridad alimentaria se concentra en la producción (Foley et al. 2011), haciendo hincapié en los flujos de materiales y presupuestos sobre cuestiones más profundas como las estructuras, las normas y los valores que conforman los sistemas alimentarios. El simple hecho es que, debido a que sabemos más sobre las intervenciones materiales, es más fácil diseñar, modelar y experimentar sobre estos aspectos del sistema alimentario. Como señalan Abson et al. (2017:2): «Muchas aplicaciones científicas de sostenibilidad de plomo suponen que algunos de los impulsores más desafiantes de la insostenibilidad pueden considerarse «propiedades fijas del sistema» que pueden abordarse aisladamente». Al perseguir los caminos a lo largo de los cuales el éxito experimental se realiza con mayor frecuencia, los enfoques disciplinarios «atomizados» descuidan aquellas áreas en las que otros enfoques pueden resultar gratificantes. Estos «puntos ciegos» epistemológicos significan que las intervenciones de sostenibilidad a menudo están orientadas hacia aspectos altamente tangibles que pueden ser fáciles de prever e implementar, pero tienen un potencial débil para «aprovechar» la transición sostenible o un cambio más profundo del sistema (Abson et al. 2017). Hacer frente a los límites y parcialidades de nuestro conocimiento disciplinario es un aspecto que destacamos cuando afirmamos la necesidad de desarrollar un «conocimiento crítico de sostenibilidad» para la acuapónica.

Desde una perspectiva disciplinaria, las credenciales de sostenibilidad de los sistemas acuapónicos pueden ser más o menos fáciles de definir (por ejemplo, consumo de agua, eficiencia del reciclaje de nutrientes, rendimientos comparativos, consumo de insumos no renovables, etc.). De hecho, cuanto más rigurosamente definamos los criterios de sostenibilidad, más sencillo será probar dichos parámetros y más fácil será estampar la afirmación de sostenibilidad en nuestros sistemas. El problema es que podemos diseñar nuestro camino hacia una forma de sostenibilidad que sólo unos pocos podrían considerar sostenible. Parafraseando a Kläy et al. (2015), cuando transformamos nuestra preocupación original de cómo hacer realidad un sistema alimentario sostenible en una «cuestión de hechos» (Latour 2004) y limitamos nuestro esfuerzo de investigación al análisis de estos hechos, cambiamos sutil pero profundamente el problema y la dirección de la investigación. Tal cuestión fue identificada por Churchman (1979:4 —5), quien encontró que debido a que la ciencia aborda principalmente la identificación y la solución de problemas, y no los aspectos sistémicos y éticos relacionados, siempre existe el riesgo de que las soluciones ofrecidas puedan incluso aumentar la insostenibilidad del desarrollo — llamó la «falacia ambiental» (Churchman 1979).

Podríamos plantear preocupaciones relacionadas con nuestro propio campo. Las primeras investigaciones en acuapónica intentaron responder a preguntas relativas al potencial ambiental de la tecnología, por ejemplo, en relación con la descarga de agua, los insumos de recursos y el reciclaje de nutrientes, con investigaciones diseñadas en torno a sistemas acuapónicos de pequeña escala. Aunque es cierto que su enfoque es limitado, esta investigación generalmente centró las preocupaciones de sostenibilidad. Sin embargo, recientemente hemos detectado un cambio en el enfoque de la investigación. Esto se plantea en el capítulo 1 de este libro, cuyos autores comparten nuestra propia opinión, observando que la investigación «en los últimos años se ha desplazado cada vez más hacia la viabilidad económica para hacer la acuapónica más productiva para aplicaciones agrícolas a gran escala». Hemos comprobado que las discusiones están cada vez más preocupadas por las vías de eficiencia y rentabilidad que a menudo fijan el potencial de la acuapónica frente a su competencia percibida con otros métodos de producción a gran escala (hidroponía y RAS). El argumento parece ser que sólo cuando se resuelven los problemas de productividad del sistema, a través de medidas de eficiencia y soluciones técnicas como la optimización de las condiciones de crecimiento de plantas y peces, la acuapónica se vuelve económicamente competitiva con otras tecnologías industriales de producción de alimentos y es legitimada como método de producción de alimentos.

Sin duda estaríamos de acuerdo en que la viabilidad económica es un componente importante del potencial de resiliencia y sostenibilidad a largo plazo de la acuapónica. Sin embargo, nos gustaría advertir en contra de definir demasiado estrictamente nuestra ética de investigación -y, de hecho, la visión futura de la acuapónica - basada únicamente en los principios de producción y beneficio. Nos preocupa que cuando la investigación acuapónica se limita a la eficiencia, la productividad y la competitividad del mercado, se repitan las viejas lógicas de la Revolución Verde y nuestras pretensiones a la seguridad alimentaria y la sostenibilidad se vuelvan poco profundas. Como vimos anteriormente, el produccionismo se ha entendido como un proceso en el que una lógica de producción sobredetermina otras actividades de valor dentro de los sistemas agrícolas (Lilley y Papadopoulos 2014). Dado que la sostenibilidad implica intrínsecamente una compleja diversidad de valores, estas estrechas vías de investigación, tememos, arriesgan la articulación de la acuapónica dentro de una visión restringida de la sostenibilidad. Hacer la pregunta «¿en qué circunstancias puede la acuapónica competir con los métodos tradicionales de producción de alimentos a gran escala?» no es lo mismo que preguntar «¿hasta qué punto puede la acuapónica satisfacer las demandas de sostenibilidad y seguridad alimentaria del Antropoceno?».

Contexto ## 16.7.2

La producción de conocimiento a través de vías disciplinarias tradicionales implica una pérdida de contexto que puede limitar nuestra respuesta a problemas complejos de sostenibilidad. La naturaleza multidimensional de la seguridad alimentaria implica que «no existe una vía única válida a nivel mundial hacia una intensificación sostenible» (Struik y Kuyper 2014). Las exigencias físicas, ecológicas y humanas que se imponen a nuestros sistemas alimentarios están vinculadas al contexto y, como tales, también lo están las presiones de sostenibilidad y seguridad alimentaria que se derivan de estas necesidades. La intensificación requiere contextualización (Tittonell y Giller 2013). La sostenibilidad y la seguridad alimentaria son resultados de prácticas «situadas», y no pueden extraerse de las idiosincrasias del contexto y del «lugar» que se ven cada vez más como factores importantes en los resultados de tales prácticas (Altieri 1998; Hinrichs 2003; Reynolds et al. 2014). Además, el Antropoceno lanza una tarea añadida: las formas localizadas de conocimiento deben combinarse con el conocimiento «global» para producir soluciones sostenibles. La problemática del Antropoceno nos impone una fuerte necesidad de reconocer la interconexión del sistema alimentario mundial y nuestro lugar globalizado dentro de él: es probable que la manera particular de lograr la intensificación sostenible en una parte del planeta tenga ramificaciones en otras partes (Garnett et al. 2013). Desarrollar un «conocimiento crítico de sostenibilidad» significa abrirse a los diversos potenciales y restricciones que surgen de preocupaciones de sostenibilidad contextualizadas.

Una de las principales rupturas propuestas por la intensificación ecológica es el alejamiento de la regulación química que marcó la fuerza motriz del desarrollo agrícola durante la revolución industrial y hacia la regulación biológica. Tal medida refuerza la importancia de los contextos y las especificidades locales. Aunque se trata con mayor frecuencia de prácticas agrícolas tradicionales de pequeños agricultores, los métodos agroecológicos han demostrado cómo el contexto puede ser atendido, comprendido, protegido y celebrado por derecho propio (Gliessman 2014). Los estudios de ecosistemas «reales» en toda su complejidad contextual pueden conducir a un «sentimiento por el ecosistema», crítico para la búsqueda de la comprensión y gestión de los procesos de producción de alimentos (Carpenter 1996).

La relevancia de las ideas agroecológicas no tiene por qué limitarse a «la granja»; la naturaleza de los sistemas acuapónicos de circuito cerrado exige un «equilibrio» de los agentes ecológicos codependientes (peces, plantas, microbiomas) dentro de los límites y facilidades de cada sistema particular. Aunque el microbioma de los sistemas acuapónicos apenas ha comenzado a analizarse (Schmautz et al. 2017), se espera que la complejidad y el dinamismo superen los Sistemas de Acuicultura de Recirculación, cuya microbiología se sabe que se ve afectada por el tipo de alimento y el régimen de alimentación, las rutinas de manejo, la microflora asociada a los peces, parámetros del agua de maquillaje y presión de selección en los biofiltros (Blancheton et al. 2013). Lo que podría considerarse «simple» en comparación con otros métodos de cultivo, el ecosistema de los sistemas acuapónicos es, sin embargo, dinámico y requiere cuidados. Desarrollar una 'ecología del lugar', donde el contexto es intencionalidad y con la que se involucra cuidadosamente, puede servir como fuerza creativa en la investigación, incluida la comprensión científica (Thrift 1999; Beatley y Manning 1997).

La dinámica biofísica y ecológica de los sistemas acuapónicos es fundamental para toda la concepción de la acuapónica, pero los potenciales de sostenibilidad y seguridad alimentaria no se derivan únicamente de estos parámetros. Como señalan König et al. (2016), para los sistemas acuapónicos: «los diferentes entornos afectan potencialmente a la entrega de todos los aspectos de la sostenibilidad: económica, ambiental y social» (König et al. 2016). El enorme potencial configuracional de la acuapónica —desde miniatura a hectáreas, extenso a sistemas intensivos, básicos a sistemas de alta tecnología— es bastante atípico en todas las tecnologías de producción de alimentos (Rakocy et al. 2006). El carácter integrador y la plasticidad física de los sistemas aquapónicos significa que la tecnología puede implementarse en una amplia variedad de aplicaciones. Esto, creemos, es precisamente la fuerza de la tecnología acuapónica. Dada la naturaleza diversa y heterogénea de las preocupaciones de sostenibilidad y seguridad alimentaria en el Antropoceno, la gran adaptabilidad, o incluso la «hackability» (Delfanti 2013), de la acuapónica ofrece mucho potencial para desarrollar una producción de alimentos «adaptada» (Reynolds et al. 2014) que se adapta explícitamente a la ambientales, culturales y nutricionales del lugar. Los sistemas acuapónicos prometen vías de producción de alimentos que podrían orientarse hacia límites locales de asimilación de recursos y desechos, disponibilidad de materiales y tecnologías, demanda de mercado y mano de obra. Es por esta razón que la búsqueda de resultados de sostenibilidad bien puede implicar diferentes vías de desarrollo tecnológico dependientes de la localización (Coudel et al. 2013). Este es un punto que está empezando a recibir un reconocimiento cada vez mayor, y algunos comentaristas afirman que la urgencia de las cuestiones relativas a la sostenibilidad mundial y la seguridad alimentaria en el Antropoceno exige un enfoque abierto y multidimensional de la innovación tecnológica. Por ejemplo, Foley et al. (2011:5) afirman: «La búsqueda de soluciones agrícolas debe seguir siendo neutral desde el punto de vista tecnológico. Hay múltiples caminos para mejorar la producción, la seguridad alimentaria y el comportamiento medioambiental de la agricultura, y no debemos estar encerrados en un solo enfoque a priori, ya sea la agricultura convencional, la modificación genética o la agricultura orgánica» (5) (Foley et al. 2011). Destacaríamos este punto para la acuapónica, como ya han hecho König et al. (2018:241): «Hay varios problemas de sostenibilidad que la acuapónica podría abordar, pero que pueden ser imposibles de entregar en un solo sistema. Por lo tanto, los caminos futuros siempre tendrán que implicar una diversidad de enfoques».

Pero la adaptabilidad de la acuapónica podría ser vista como una espada de doble filo. La inspiración para soluciones específicas de sostenibilidad «hechas a medida» trae consigo la dificultad de generalizar el conocimiento acuapónico para propósitos de mayor escala y repetibles. Los sistemas acuapónicos exitosos responden a las especificidades locales en clima, mercado, conocimiento, recursos, etc. (Villarroel et al. 2016; Love et al. 2015; Laidlaw y Magee 2016), pero esto significa que los cambios a escala no pueden proceder fácilmente de la replicación fractal de historias de éxito locales no reproducibles. Teniendo en cuenta cuestiones similares, otras ramas de la investigación sobre intensificación ecológica han sugerido que debe cuestionarse la expresión «escalar hacia arriba» (Caron et al. 2014). En cambio, la intensificación ecológica está empezando a considerarse como una transición de procesos multiescalares, todos los cuales siguen «reglas propias» biológicas, ecológicas, de gestión y políticas, y generan necesidades de compensación únicas (Gunderson 2001).

Comprender e intervenir en sistemas complejos como este presenta enormes desafíos para nuestra investigación, que está orientada a la producción de «conocimiento experto», a menudo elaborado en el laboratorio y aislado de estructuras más amplias. El complejo problema de la seguridad alimentaria está plagado de incertidumbres que no pueden resolverse adecuadamente recurriendo a los ejercicios de la «ciencia normal» kuhniana (Funtowicz y Ravetz 1995). La necesidad de tener en cuenta la «especificidad» y la «generalidad» en cuestiones complejas y sostenibles produce grandes dificultades metodológicas, organizativas e institucionales. La sensación es que para cumplir los objetivos contextualizados de sostenibilidad y seguridad alimentaria, el conocimiento «universal» debe estar conectado al conocimiento «basado en lugares» (Funtowicz y Ravetz 1995). Para Caron et al. (2014), esto significa que 'los científicos aprenden a ir y venir continuamente... 'entre estas dos dimensiones,'... tanto para formular su pregunta de investigación como para capitalizar sus resultados... Así pues, la confrontación e hibridación entre fuentes heterogéneas de conocimiento es esencial» (Caron et al. 2014). La investigación debe abrirse a círculos más amplios de partes interesadas y a sus corrientes de conocimientos.

Dado el enorme desafío que supone un plan de este tipo, podría encontrarse una solución tentadora en el desarrollo de técnicas acuapónicas más avanzadas «controladas por el medio ambiente». Dichos sistemas funcionan eliminando las influencias externas en la producción, maximizando la eficiencia minimizando la influencia de variables subóptimas específicas de la ubicación (Davis 1985). Pero cuestionamos este enfoque en una serie de cuentas. Dado que el impulso de estos sistemas radica en amortiguar la producción de alimentos a partir de «inconsistencias localizadas», siempre existe el riesgo de que las necesidades localizadas de sostenibilidad y seguridad alimentaria también se externalicen del diseño y la gestión de sistemas. Cortar las anomalías localizadas en la búsqueda del «sistema perfecto» ciertamente debe ofrecer potencialidades de eficiencia tentadoras sobre el papel, pero tememos que este tipo de resolución de problemas evite la problemática de especificidad y generalidad de las cuestiones de sostenibilidad en el Antropoceno sin confrontarlas. En lugar de un remedio, el resultado bien puede ser una extensión del enfoque dislocado de «talla única» de la producción de alimentos que marcó la Revolución Verde.

La investigación acuapónica actual que sigue a cualquiera de las escuelas informales de «desacoplamiento» o «cierre del ciclo» bien podría ser un ejemplo de tales encuadres. Al empujar los límites de productividad de cualquiera de los lados de la producción -acuicultura o hidrocultura-, los compromisos operacionales inherentes al principio acuapónico ecológico se vuelven más evidentes y se ven como barreras a la productividad que deben superarse. Enmarcar el problema aquapónico como este resulta en soluciones que implican más tecnología: válvulas unidireccionales patentadas, trampas de condensación, oxigenadores de alta tecnología, iluminación LED, dispensadores adicionales de nutrientes, concentradores de nutrientes, etc. Estas direcciones repiten la dinámica de conocimientos de la agricultura industrial moderna que concentró excesivamente la experiencia y el poder de los sistemas de producción de alimentos en manos de científicos aplicados dedicados al desarrollo de insumos, equipos y gestión remota de sistemas. No estamos seguros de cómo estas medidas tecnocráticas podrían encajar en una ética de investigación que sitúa la sostenibilidad en primer lugar. No se trata de un argumento en contra de los sistemas ambientales cerrados de alta tecnología; simplemente esperamos subrayar que, dentro de un paradigma de sostenibilidad, nuestras tecnologías de producción de alimentos deben justificarse sobre la base de generar resultados específicos de sostenibilidad y seguridad alimentaria.

Entender que la sostenibilidad no puede eliminarse de las complejidades del contexto o de los potenciales del lugar es reconocer que el «conocimiento experto» por sí solo no puede considerarse garante de resultados sostenibles. Esto supone un desafío para los modos de producción centralizada del conocimiento basados en experimentos bajo condiciones controladas y en la forma en que la ciencia podría contribuir a los procesos de innovación (Bäckstrand 2003). Es crucial el diseño de sistemas metodológicos que garanticen tanto la robustez como la genericidad del conocimiento científico se mantiene junto con su relevancia para las condiciones locales. Pasar a concepciones como esta requiere un gran cambio en nuestros actuales esquemas de producción de conocimiento y no solo implica una mejor integración de la agronómica con las ciencias humanas y políticas, sino que sugiere un camino de coproducción de conocimiento que va mucho más allá de la 'interdisciplinariedad' (Lawrence 2015).

En este sentido, es importante subrayar el punto de Bäckstrand (2003:24) de que la incorporación de los conocimientos laicos y prácticos en los procesos científicos «no se basa en la suposición de que el conocimiento laico es necesariamente «más verdadero», «mejor» o «más verde»»». Más bien, como señalan Leach et al. (2012:4), surge de la idea de que «nutrir enfoques y formas de innovación más diversas (tanto sociales como tecnológicas) nos permite responder a la incertidumbre y la sorpresa que surgen de crisis y tensiones biofísicas y socioeconómicas complejas e interactivas». Ante la incertidumbre de los futuros resultados ambientales en el Antropoceno, una multiplicidad de perspectivas puede impedir el estrechamiento de alternativas. A este respecto, la riqueza potencial de la experimentación que se produce en proyectos «traseros» y comunitarios en toda Europa representa un recurso sin explotar que hasta ahora ha recibido poca atención de los círculos de investigación. «El sector de pequeña escala...» Konig et al. (2018:241) observan, '... muestra optimismo y un sorprendente grado de autoorganización a través de Internet. Podría haber espacio para crear nuevas innovaciones sociales». Dada la naturaleza multidimensional de las cuestiones del Antropoceno, las innovaciones de base, como el sector de la acuapónica de traspatio, se basan en el conocimiento y la experiencia locales y trabajan hacia formas sociales y organizativas de innovación que son, a los ojos de Leach et al. (2012:4), «al menos tan cruciales como las avanzadas ciencia y tecnología». La vinculación con grupos comunitarios de acuapónica ofrece potencialmente acceso a grupos de alimentos locales vibrantes, gobiernos locales y consumidores locales que a menudo están entusiasmados con las perspectivas de colaborar con investigadores. Vale la pena señalar que en un clima de financiación cada vez más competitivo, las comunidades locales ofrecen un pozo de recursos —intelectuales, físicos y monetarios— que a menudo se pasan por alto pero que pueden complementar los flujos de financiación de la investigación más tradicionales (Reynolds et al. 2014).

Como sabemos, en la actualidad, los proyectos comerciales a gran escala se enfrentan a altos riesgos de comercialización, plazos de financiación estrictos, así como a una alta complejidad tecnológica y de gestión que dificulta la colaboración con organizaciones de investigación externas. Debido a esto, estaríamos de acuerdo con König et al. (2018), quienes encuentran ventajas para la experimentación con sistemas más pequeños que han reducido la complejidad y están vinculados por un menor número de regulaciones legales. El campo debe impulsar la integración de estas organizaciones en marcos participativos de investigación científica ciudadana, permitiendo que la investigación académica se enlace más a fondo con las formas de acuapónica que trabajan en el mundo. A falta de medidas y protocolos de sostenibilidad formalizados, las empresas acuapónicas corren el riesgo de problemas de legitimación cuando sus productos se comercializan según las afirmaciones de sostenibilidad. Una posibilidad clara de colaboraciones participativas en la investigación sería la producción conjunta de «objetivos de sostenibilidad específicos para situaciones» muy necesarios para instalaciones que pudieran constituir la «base para el diseño de sistemas» y aportar una «estrategia de comercialización clara» (König et al. 2018). Trabajar para conseguir resultados como estos también podría mejorar la transparencia, legitimidad y pertinencia de nuestros esfuerzos de investigación (Bäckstrand 2003).

El clima europeo de financiación de la investigación ha comenzado a reconocer la necesidad de cambiar la orientación de la investigación incluyendo en las recientes convocatorias de financiación de proyectos la necesidad de implementar los llamados «laboratorios vivos» en proyectos de investigación (Robles et al. 2015). A partir de junio de 2018, el proyecto Horizonte 2020 ProGiReg (H2020-SCC2016-2017) incluirá un laboratorio vivo para la implementación ejemplar de los llamados sistemas basados en la naturaleza (NBS), uno de los cuales será un sistema acuapónico diseñado por la comunidad, construido por la comunidad y operado por la comunidad en un solar pasivo invernadero. El proyecto, con 36 socios en 6 países, tiene como objetivo encontrar formas innovadoras de utilizar productivamente la infraestructura verde de entornos urbanos y periurbanos, basándose en los conceptos de coproducción desarrollados en su proyecto hermano, CoProGrün.

Los paquetes de trabajo de los investigadores sobre la parte acuapónica del proyecto serán triplicados. Una parte consistirá en elevar el llamado nivel de preparación tecnológica (TRL) de la acuapónica, una tarea de investigación sin colaboración explícita con laicos y la comunidad. La utilización de recursos de los conceptos acuapónicos actuales y el potencial de optimización de recursos de medidas técnicas adicionales son los objetivos fundamentales de esta tarea. Si bien a primera vista esta tarea parece seguir el paradigma de productividad y aumento del rendimiento, los criterios de evaluación para diferentes medidas incluirán aspectos más polifacéticos como la facilidad de aplicación, la comprensibilidad, la idoneidad y la transferibilidad. Un segundo enfoque será el apoyo a los procesos de planificación, construcción y funcionamiento de la comunidad, que procura integrar los conocimientos objetivos y la generación de conocimientos de los profesionales. Un metaobjetivo de este proceso será la observación y moderación de los procesos de colaboración comunitaria y comunicación pertinentes. En este enfoque, se espera activamente que la moderación altere la observación, lo que ilustra una desviación de las rutinas tradicionales de investigación de la creación de hechos y la repetibilidad. Un tercer paquete abarca la investigación sobre obstáculos políticos, administrativos, técnicos y financieros. La intención es involucrar a un conjunto más amplio de partes interesadas, desde políticos y responsables de la toma de decisiones hasta planificadores, operadores y vecinos, con estructuras de investigación desarrolladas para reunir cada una de estas perspectivas específicas. Es de esperar que este método más holístico abra un camino hacia el enfoque de «sostenibilidad primero» propuesto en este capítulo.

16.7.3 Preocupación

Reconocer la acuapónica como una forma multifuncional de producción de alimentos enfrenta grandes desafíos. Como se ha discutido, comprender la noción de «agricultura multifuncional» es más que un debate crítico sobre lo que constituye el «post-produccionismo» (Wilson 2001); esto se debe a que busca mover los entendimientos de nuestro sistema alimentario a posiciones que encapsulen mejor la diversidad, la no linealidad y el espacio heterogeneidad reconocida como ingredientes clave para un sistema alimentario sostenible y justo. Es importante recordar que la noción misma de «multifuncionalidad» en la agricultura surgió durante los años noventa como «consecuencia de las consecuencias ambientales y sociales no deseadas y en gran medida imprevistas y de la limitada rentabilidad de la Política Agrícola Común Europea (PAC), que principalmente buscaba impulsar la producción agraria y la productividad de la agricultura» (270) (Cairol et al. 2009). Comprender que nuestros climas políticos y nuestras estructuras institucionales no han sido propicias para un cambio sostenible es un punto que no debemos olvidar. Como otros han señalado en campos agronómicos adyacentes, comprender y desbloquear la riqueza de las contribuciones a la producción de alimentos para el bienestar humano y la salud ambiental necesariamente implicará una dimensión crítica (Jahn 2013). Esta visión, creemos, debe aparecer más fuertemente en la investigación acuapónica.

Elegimos cuidadosamente la palabra «preocupación» aquí. La palabra preocupación lleva diferentes connotaciones a «crítica». La preocupación lleva nociones de ansiedad, preocupación y problemas. La ansiedad viene cuando algo interrumpe lo que podría ser una existencia más sana o feliz o segura. Nos recuerda que investigar en el Antropoceno es reconocer nuestro lugar drásticamente inquietante en el mundo. Que nuestras «soluciones» siempre conllevan la posibilidad de problemas, ya sean éticos, políticos o medioambientales. Pero la preocupación tiene algo más que connotaciones negativas. Preocupación significa también «estar sobre», «relacionarse con» y también «cuidar». Nos recuerda cuestionar de qué se trata nuestra investigación. Cómo nuestras preocupaciones disciplinarias se relacionan con otras disciplinas, así como con cuestiones más amplias. Es fundamental que los resultados de la sostenibilidad y la seguridad alimentaria nos exijan que nos preocupemos por las preocupaciones de los demás.

Consideraciones como estas constituyen un tercer aspecto de lo que queremos decir cuando pedimos un «conocimiento crítico de sostenibilidad» para la acuapónica. Como comunidad investigadora, es crucial que desarrollemos una comprensión de los factores estructurales que influyen y restringen la innovación social, política y tecnológica efectiva de la acuapónica. El cambio técnico depende de la infraestructura, las capacidades de financiación, las organizaciones de mercado, así como de las condiciones laborales y de los derechos sobre la tierra (Röling 2009). Cuando el papel de este marco más amplio se asume sólo como un «entorno propicio», a menudo el resultado es que tales consideraciones se dejan fuera del esfuerzo de investigación. Este es un punto que sirve para justificar fácilmente el fracaso de las unidades de desarrollo de arriba hacia abajo basadas en la tecnología (Caron 2000). En este sentido, el discurso tecno-optimista de la acuapónica contemporánea, al no captar una resistencia estructural más amplia al desarrollo de la innovación sostenible, serviría de ejemplo.

Como una importante forma potencial de intensificación sostenible, es necesario reconocer que la acuapónica está integrada y vinculada a diferentes formas sociales, económicas y organizativas a diversas escalas, potencialmente desde el hogar, la cadena de valor, el sistema alimentario y más allá, incluyendo también otros niveles políticos. Afortunadamente, se han realizado esfuerzos para atender las dificultades estructurales más amplias a las que se enfrenta la tecnología acuapónica recientemente, con König et al. (2018) ofreciendo una visión de la acuapónica a través de un «sistema de innovación tecnológica emergente». König et al. (2018) han demostrado cómo los desafíos para el desarrollo de la acuapónica derivan de: (1) la complejidad del sistema, (2) el entorno institucional y (3) el paradigma de sostenibilidad que intenta impactar. El campo de investigación acuapónica necesita responder a este diagnóstico.

La lenta absorción y la alta probabilidad de fracaso que exhibe actualmente la tecnología acuapónica es una expresión de la resistencia social más amplia que hace que la innovación sostenible sea un desafío, así como de nuestra incapacidad para organizarse eficazmente contra tales fuerzas. Como señalan König et al. (2018), el entorno de alto riesgo que existe actualmente para los emprendedores e inversores acuapónicos obliga a las instalaciones de startups en toda Europa a centrarse en la producción, el marketing y la formación del mercado, sobre la entrega de credenciales de sostenibilidad. En este sentido, Alkemade y Suurs (2012) nos recuerdan que «no se puede confiar en las fuerzas del mercado por sí solas para realizar las transiciones de sostenibilidad deseadas»; más bien, señalan, se necesita una visión de la dinámica de los procesos de innovación si el cambio tecnológico puede guiarse por trayectorias más sostenibles (Alkemade y Suurs 2012).

Las dificultades a las que se enfrentan las empresas acuapónicas en Europa sugieren que actualmente el sector carece de las condiciones de mercado necesarias, con la «aceptación de los consumidores», un factor importante que permite el éxito de las nuevas tecnologías de sistemas alimentarios, reconocido como un posible ámbito problemático. A partir de este diagnóstico, se ha planteado el problema de la «educación del consumidor» (Miličić et al. 2017). Junto con esto, destacamos que la educación colectiva es una preocupación clave para cuestiones de sostenibilidad del sistema alimentario. Pero cuentas como estas vienen con riesgos. Es fácil recurrir a las concepciones modernistas tradicionales sobre el papel de la ciencia en la sociedad, asumiendo que «si sólo el público entendiera los hechos «sobre nuestra tecnología, elegirían la acuapónica sobre otros métodos de producción de alimentos. Cuentas como éstas asumen demasiado, tanto sobre las necesidades de los «consumidores» como sobre el valor y la aplicabilidad universal del conocimiento experto y la innovación tecnológica. Es necesario buscar relatos más finos y matizados de la lucha por futuros sostenibles que vayan más allá de la dinámica del consumo (Gunderson 2014) y tengan mayor sensibilidad a las diversas barreras que enfrentan las comunidades para acceder a la seguridad alimentaria e implementar acciones sostenibles (Carolan 2016; Muro 2007).

Obtener información sobre los procesos de innovación pone gran énfasis en nuestras instituciones generadoras de conocimiento. Como hemos discutido anteriormente, las cuestiones de sostenibilidad exigen que la ciencia se abra a enfoques participativos públicos y privados que impliquen coproducción de conocimiento. Pero en términos de este punto, vale la pena señalar que hay grandes desafíos en la tienda. Como dice Jasanoff (2007:33): «Incluso cuando los científicos reconocen los límites de sus propias investigaciones, como a menudo lo hacen, el mundo de las políticas, implícitamente alentado por los científicos, pide más investigación». La suposición generalizada de que un conocimiento más objetivo es la clave para impulsar la acción hacia la sostenibilidad va en contra de los resultados de la ciencia de la sostenibilidad. Los resultados de sostenibilidad son, en realidad, procesos deliberativos de conocimiento más estrechamente vinculados: crear una mayor conciencia de las formas en que los expertos y los profesionales enmarcan las cuestiones de sostenibilidad; los valores que se incluyen y excluyen; así como formas efectivas de facilitar la comunicación de diversos conocimiento y lidiar con los conflictos en caso de que surja (Smith y Stirling 2007; Healey 2006; Miller y Neff 2013; Wiek et al. 2012). Como señalan Miller et al. (2014), la continua dependencia del conocimiento objetivo para adjudicar cuestiones de sostenibilidad representa la persistencia de la creencia modernista en la racionalidad y el progreso que sustenta casi todas las instituciones generadoras de conocimiento (Horkheimer y Adorno 2002; Marcuse 2013).

Es aquí donde desarrollar un conocimiento crítico de sostenibilidad para la acuapónica cambia nuestra atención hacia nuestros propios entornos de investigación. Nuestras instituciones de investigación cada vez más «neoliberalizadas» muestran una tendencia preocupante: el retroceso de la financiación pública para las universidades, la creciente presión para obtener resultados a corto plazo, la separación de las misiones de investigación y docencia, la disolución del autor científico, la contracción de las agendas de investigación a centrarse en las necesidades de los agentes comerciales, una creciente dependencia de la toma de mercado para resolver los litigios intelectuales y la intensa fortificación de la propiedad intelectual en la campaña de comercialización del conocimiento, todo lo cual ha demostrado tener un impacto en la producción y difusión de nuestra investigación, y de hecho, todos son factores que influyen en la naturaleza de nuestra ciencia (Lave et al. 2010). Una cuestión que debe enfrentarse es si nuestros actuales entornos de investigación son adecuados para el examen de objetivos complejos de sostenibilidad y seguridad alimentaria a largo plazo que deben formar parte de la investigación acuapónica. Este es el punto clave que nos gustaría recalcar: si la sostenibilidad es un resultado de una deliberación y acción colectiva multidimensional, nuestros propios esfuerzos de investigación, que forman parte del proceso, deben ser vistos como algo que puede innovarse para lograr resultados de sostenibilidad también. El proyecto ProGiReg Horizonte 2020 mencionado puede ser un ejemplo de algunos primeros pasos ambiciosos hacia la creación de nuevos entornos de investigación, pero debemos trabajar duro para evitar que el proceso de investigación se deslice fuera de la vista. Se podrían plantear preguntas acerca de cómo estas medidas potencialmente revolucionarias de «laboratorios vivos» podrían implementarse desde las lógicas tradicionales de financiación. Por ejemplo, los llamamientos a que se adopten enfoques participativos en primer plano la importancia conceptual de los resultados abiertos, al tiempo que requieren que se prevea el gasto previsto de esos laboratorios vivos. Encontrar formas productivas de salir de las barreras institucionales tradicionales es una preocupación constante.

Nuestros modernos entornos de investigación ya no pueden considerarse como un aislamiento privilegiado de las cuestiones más amplias de la sociedad. Más que nunca, nuestras biociencias impulsadas por la innovación están implicadas en las preocupaciones agrarias del Antropoceno (Braun y Whatmore 2010). El campo de los Estudios Científicos y Tecnológicos nos enseña que las innovaciones tecnocientíficas tienen serias implicaciones eticopolíticas. Una discusión de 30 años en este campo ha ido mucho más allá de la idea de que las tecnologías son simplemente 'utilizadas' o 'mal utilizadas' por diferentes intereses sociopolíticos después de que el hardware ha sido 'estabilizado' o legitimado a través de la experimentación objetiva en espacios de laboratorio neutros (Latour 1987; Pickering 1992). La visión «constructivista» en los análisis de la STS va más allá de la identificación de la política dentro de los laboratorios (Law y Williams 1982; Latour y Woolgar 1986 [1979]) para demostrar que las tecnologías que producimos no son objetos «neutros», sino que de hecho están infundidas con capacidades de «fabricación mundial» y consecuencias políticas.

Los sistemas acuapónicos que ayudamos a innovar están llenos de capacidad de creación futura, pero las consecuencias de la innovación tecnológica rara vez son objeto de estudio. Parafraseando a Winner (1993), lo que significa la introducción de nuevos artefactos para el sentido del ser humano, para la textura de las comunidades humanas/no humanas, para las cualidades de la vida cotidiana dentro de la dinámica de la sostenibilidad y para la distribución más amplia del poder en la sociedad, estos no han sido tradicionalmente asuntos de preocupación explícita. Cuando los estudios clásicos (Ganador 1986) hacen la pregunta «¿Los artefactos tienen política?» , esto no es sólo una llamada a producir exámenes más precisos de la tecnología incluyendo la política en las cuentas de las redes de usuarios y partes interesadas, aunque esto es ciertamente necesario; también nos concierne a los investigadores, a nuestros modos de pensamiento y a los valores que afectan a la política (o no) que atribuimos a nuestros objetos (de la Bellacasa 2011; Arboleda 2016). Los eruditos feministas han destacado cómo las relaciones de poder están inscritas en el tejido mismo del conocimiento científico moderno y sus tecnologías. Contra las formas de conocimiento alienadas y abstracto, han innovado enfoques teóricos y metodológicos clave que buscan reunir visiones objetivas y subjetivas del mundo y teorizar sobre la tecnología desde el punto de partida de la práctica (Haraway 1997; Harding 2004). Consciente de estos puntos, Jasanoff (2007) pide el desarrollo de lo que ella llama «tecnologías de la humillación»: «La humildad nos instruye a pensar más en cómo replantear los problemas para que sus dimensiones éticas sean sacadas a la luz, qué nuevos hechos buscar y cuándo resistirnos a pedir aclaraciones a la ciencia. La humildad nos dirige a aliviar las causas conocidas de la vulnerabilidad de las personas al daño, a prestar atención a la distribución de riesgos y beneficios, y a reflexionar sobre los factores sociales que promueven o desalientan el aprendizaje».

Un primer paso importante para nuestro campo hacia una mejor comprensión del potencial político de nuestra tecnología sería fomentar la expansión del campo hacia áreas de investigación críticas que actualmente están insuficientemente representadas. Al otro lado del Atlántico en Estados Unidos y Canadá ya se han hecho movimientos similares como este, donde un enfoque interdisciplinario se ha desarrollado progresivamente hacia el campo crítico de la ecología política (Allen 1993). Estos proyectos no sólo tienen como objetivo combinar los patrones de agricultura y uso de la tierra con la tecnología y la ecología, sino que además hacen hincapié en la integración de los factores socioeconómicos y políticos (Caron et al. 2014). La comunidad de investigación acuapónica en Estados Unidos ha comenzado a reconocer los crecientes recursos de la investigación sobre soberanía alimentaria, explorando cómo las comunidades urbanas pueden volver a comprometerse con los principios de sostenibilidad, mientras toman más control sobre su producción y distribución de alimentos (Laidlaw y Magee 2016). La soberanía alimentaria se ha convertido en un tema enorme que busca precisamente intervenir en los sistemas alimentarios sobredeterminados al deshabilitar las relaciones capitalistas. Desde el punto de vista de la soberanía alimentaria, el control corporativo del sistema alimentario y la mercantilización de los alimentos son considerados como amenazas predominantes para la seguridad alimentaria y el medio ambiente natural (Nally 2011). Seguiríamos la opinión de Laidlaw y Magee (2016) de que las empresas acuapónicas comunitarias «representan un nuevo modelo para combinar la agencia local con la innovación científica para ofrecer soberanía alimentaria en las ciudades».

Desarrollar un «conocimiento crítico de sostenibilidad» para la acuapónica significa resistir la opinión de que la sociedad y sus instituciones son simplemente dominios neutros que facilitan la progresión lineal hacia la innovación sostenible. Muchas ramas de las ciencias sociales han contribuido a una imagen de sociedad impregnada de relaciones de poder asimétricas, lugar de disputa y lucha. Una de esas luchas se refiere al significado mismo y la naturaleza de la sostenibilidad. Los puntos de vista críticos de campos más amplios pondrían de relieve que la acuapónica es una tecnología madura con potencial político y limitaciones. Si nos tomamos en serio las credenciales de sostenibilidad y seguridad alimentaria de la acuapónica, resulta crucial que examinemos más a fondo cómo nuestras expectativas de esta tecnología se relacionan con la experiencia sobre el terreno y, a su vez, busquemos formas de volver a integrarla en los procesos de investigación. Seguimos a Leach et al. (2012) aquí, quienes insisten en la necesidad de consideraciones más detalladas en cuanto al rendimiento de innovaciones sostenibles. Aparte de las afirmaciones, quién o qué se beneficiará de tales intervenciones debe ocupar un lugar central en el proceso de innovación acuapónica. Por último, como han dejado en claro los autores de cap. 1, la búsqueda de un cambio de paradigma duradero requerirá la capacidad de colocar nuestra investigación en circuitos normativos que hagan que los entornos legislativos sean más propicios para el desarrollo de la acuapónica y habilitar cambios a mayor escala. Para influir en las políticas es necesario comprender la dinámica de poder y los sistemas políticos que permiten y socavan el cambio hacia soluciones sostenibles.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.