common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

!

La sanidad vegetal tiene un significado amplio que va mucho más allá de la ausencia de enfermedades; es el estado general de bienestar lo que permite a una planta alcanzar todo su potencial productivo. La sanidad vegetal, incluida la prevención de enfermedades y la disuasión y eliminación de plagas, es un aspecto extremadamente importante de la producción acuapónica de alimentos (Figura 6.8). Aunque los avances más importantes en la sanidad vegetal se han logrado a través del manejo de patógenos y plagas, la nutrición óptima, las técnicas inteligentes de siembra y la gestión ambiental adecuada también son fundamentales para asegurar plantas sanas. Además, el conocimiento de las plantas específicas cultivadas es fundamental para abordar diversos problemas de producción. Aunque ya se han descrito algunos conceptos básicos sobre nutrición vegetal, esta sección tiene como objetivo proporcionar una comprensión mucho mayor sobre cómo minimizar los riesgos y abordar las enfermedades vegetales y las plagas en la acuapónica de pequeña escala.

Para obtener más información sobre los insectos beneficiosos, incluidas las características de los insectos y las necesidades climáticas, junto con información general sobre la identificación de plagas, así como el manejo integrado de plagas y enfermedades (incluidos los diferentes productos disponibles para el tratamiento), véase el Apéndice 2 y los recursos enumerados en la sección en Lectura adicional.

Plagas vegetales, producción integrada y manejo de plagas

Las plagas de insectos son problemáticas para la producción de plantas porque portan enfermedades que las plantas pueden contraer. Las plagas también extraen líquidos a medida que penetran en los tejidos de las plantas, lo que lleva a un crecimiento atrofiado. Los entornos controlados, como los invernaderos, pueden ser particularmente problemáticos para las plagas, ya que el espacio cerrado proporciona condiciones favorables para los insectos sin lluvia ni viento. El manejo de plagas para condiciones al aire libre también difiere del cultivo protegido (casas de red, invernaderos), debido a la separación física de las plantas del área circundante, lo que permite el uso de insectos beneficiosos en interiores para matar/controlar las plagas de insectos. La prevalencia de plagas de insectos también depende en gran medida del clima y del medio ambiente. El manejo de plagas en zonas templadas o áridas es más fácil que en las regiones tropicales, donde una mayor incidencia y competencia entre insectos hacen que el control de plagas sea una tarea mucho más difícil.

Dado que las unidades acuapónicas mantienen un ecosistema independiente, es normal que haya una gran cantidad de microorganismos y pequeños insectos y arañas dentro de los medios de comunicación. Sin embargo, otras plagas dañinas de insectos, como moscas blancas, trips, áfidos, mineros de hojas, polillas de repollo y ácaros de araña se alimentan y dañan las plantas. Una práctica común para tratar con plagas problemáticas de insectos en la producción vegetal del suelo es usar pesticidas químicos o insecticidas, pero esto es imposible en acuapónica. Cualquier plaguicida químico fuerte podría ser fatal para los peces, así como para las bacterias beneficiosas que viven en el sistema. Por lo tanto, nunca deben utilizarse pesticidas químicos comerciales. Sin embargo, existen otros controles físicos, ambientales y culturales eficaces para reducir la amenaza de plagas procedentes de la acuapónica. Los insecticidas y los elementos disuasorios deben considerarse un último recurso. Sin embargo, el manejo exitoso integra la gestión de cultivos y medio ambiente con el uso de elementos biológicos y biológicos de disuasión de plagas.

La producción integrada y el manejo de plagas (IPPM) es un enfoque ecosistémico para la producción y protección de plantas basadas en el suelo y sin suelo que combina diferentes estrategias y prácticas de manejo para cultivar plantas sanas y minimizar el uso de plaguicidas. Es una combinación de controles mecánicos, físicos, químicos, biológicos y microbianos junto con la resistencia de la planta huésped y las prácticas culturales. No todos estos controles son aplicables a la acuapónica, ya que algunos pueden ser mortales para peces y bacterias (es decir, químicos y algunos plaguicidas orgánicos), mientras que otros pueden no estar justificados económicamente para la acuapónica a pequeña escala (es decir, agentes de control microbiano). Así, esta sección se centra en las estrategias más aplicables para la acuapónica a pequeña escala, incluyendo el control mecánico y físico, la resistencia de las plantas hospedadoras y las técnicas culturales para prevenir la amenaza de plagas y enfermedades. Se formulan breves observaciones sobre algunos controles biológicos seguros para la acuapónica (es decir, insectos y microorganismos beneficiosos), y en el apéndice 2 se incluyen más detalles. Para obtener más información sobre estos métodos, consulte la sección sobre Lectura adicional.

Controles físicos, mecánicos y culturales

Para el manejo de plagas en acuapónica, la prevención es fundamental. La vigilancia regular y exhaustiva de las plagas es vital y, idealmente, las infestaciones menores pueden ser identificadas y manejadas antes de que los insectos dañen todo el cultivo. A continuación se muestra una lista de controles sencillos de bajo costo utilizados en la agricultura orgánica/convencional, que también son adecuados para la acuapónica de pequeña escala, para evitar infestaciones de plagas. La exclusión física se refiere a mantener alejadas las plagas. La eliminación mecánica es cuando el agricultor retira activamente las plagas de las plantas. Los controles culturales son las opciones y las actividades de gestión que el agricultor puede emprender para prevenir las plagas. Estos controles deben utilizarse como primera línea de defensa contra las plagas de insectos antes de considerar otros métodos.

Red y Pantallas

Este método es común para prevenir el daño de plagas en regiones tropicales o donde se practica la horticultura orgánica o los pesticidas no son efectivos. El tamaño de la malla varía dependiendo de la plaga seleccionada; utilice redes con un tamaño de malla de 0,15 mm para excluir trips, 0,35 mm para excluir mosca blanca y áfidos, y 0,8 mm para mantener alejados a los mineros de hojas. La red es particularmente eficaz mientras que las plántulas son muy jóvenes y tiernas. Las pantallas no suprimen ni erradican plagas, solo excluyen a la mayoría de ellas; por lo tanto, deben instalarse antes de la aparición de plagas y se debe tener cuidado de no permitir que las plagas entren en el ambiente protegido.

Barreras físicas

! image-20200905142324953

Dadas las distancias limitadas que los insectos pueden cubrir, es posible reducir la prevalencia de plagas añadiendo barreras físicas entre las verduras y la vegetación circundante, como superficies pavimentadas o pisos de construcción. La producción acuapónica de tejados se beneficia de la ventilación natural, dada la mayor altitud, y de la gran barrera física (distancia del suelo) creando condiciones ideales para la producción al aire libre relativamente libre de plagas y enfermedades (Figura 6.9). Los invernaderos a menudo tienen un fuerte ventilador que sopla a través de la entrada que puede ayudar a evitar que los insectos entren con el agricultor.

Otra técnica útil es crear una barrera en las patas de los contenedores hidropónicos. Un anillo

de parpadeo de cobre puede evitar que los caracoles y babosas suban las piernas, y una capa de vaselina puede prevenir las hormigas. Colocar la parte inferior de las piernas en un recipiente con agua también puede prevenir las hormigas.

Inspección manual y extracción

! image-20200905142340308

La eliminación, ya sea a mano o utilizando una corriente de agua a alta presión, de hojas o plantas fuertemente infestadas ayuda a evitar y/o retrasar la propagación de insectos a las plantas circundantes (Figura 6.10). Las plagas y larvas más grandes también pueden utilizarse como alimento suplementario para los peces. El agua rociada desde una manguera dirigida a la parte inferior de las hojas es una técnica de manejo extremadamente eficaz en muchos tipos de insectos chupadores. El arroyo puede matar a algunos insectos, y los otros son arrastrados. Esto es efectivo para chupar insectos como pulgones y moscas blancas. Este es uno de los métodos más efectivos en sistemas de pequeña escala, pero puede ser solo un remedio temporal ya que las plagas desplazadas pueden regresar a las plantas. Puede utilizar grandes volúmenes de agua y hacer un uso demasiado intensivo de mano de obra con sistemas más grandes.

Tramping

!

Las trampas pegajosas colocadas ligeramente por encima del dosel de las plantas son eficaces en entornos protegidos (por ejemplo, casas de red, invernaderos). Las tarjetas adhesivas azules atrapan etapas adultas de trips, mientras que las tarjetas adhesivas amarillas atrapan moscas blancas y microlepidópteros (Figura 6.11). Las trampas pegajosas son menos efectivas en condiciones exteriores, ya que los insectos nuevos pueden venir fácilmente de las áreas circundantes. La vigilancia continua de los insectos capturados por las trampas puede ayudar a un agricultor a adoptar medidas específicas para reducir la aparición de ciertas plagas. Otra forma efectiva de lidiar con las plagas es usar trampas cebadas de feromona. Estos atraen a los machos de plagas específicas, reduciendo así la población de apareamiento en la zona.

Gestión ambiental

Mantener condiciones óptimas de luz, temperatura y humedad, que pueden cambiarse fácilmente en el cultivo protegido, para favorecer un crecimiento más saludable de las plantas y crear condiciones desfavorables para las plagas. Por ejemplo, los ácaros de araña no toleran las condiciones húmedas y húmedas, por lo que los señores cronometrados dirigidos sobre las hojas de las plantas pueden disuadir las infestaciones.

Elección de la planta

Algunas plagas se sienten más atraídas por especies vegetales específicas que otras. Del mismo modo, diferentes variedades vegetales de la misma especie tienen diferente resistencia/tolerancia a las plagas. Esta es una razón por la que el policultivo a menudo puede prevenir grandes infestaciones porque algunas plantas no se ven afectadas. Además, algunas plantas atraen y retienen insectos más beneficiosos para ayudar a manejar las poblaciones de plagas (discutido con más detalle a continuación). Elija variedades resistentes de proveedores locales y agentes de extensión agrícola para ayudar a reducir enfermedades e infestaciones.

Plantas indicadoras y cultivos sacrificiales/atrapas/trampa

Algunas plantas, como el pepino y las legumbres, son más propensas a infestaciones de áfidos o ácaros rojos y, por lo tanto, se pueden utilizar para detectar la prevalencia de plagas tempranamente. A menudo, las plantas indicadoras se plantan a lo largo del borde exterior de los jardines más grandes. Otra estrategia que se puede adoptar en acuapónica es el uso de insecticidas biológicos en plantas de sacrificio o «captura» plantadas cerca del sistema acuapónico, pero no dentro del mismo. Las plantas de captura (es decir, frijoles fava) atraen plagas. Estas plantas se pueden cultivar en macetas junto a la unidad acuapónica, alejando las plagas de la unidad, que luego son tratadas con insecticidas (ver más abajo). Esta estrategia no afectaría al ecosistema aquapónico ni a los insectos beneficiosos presentes alrededor de la unidad. Aunque no son puramente orgánicas, las plantas de captura pueden incluso tratarse con insecticidas sintéticos comerciales si hay grandes infestaciones. Los frijoles Fava y las petunias (flores) se pueden usar para atrapar trips, ácaros y ácaros. Los pepinos también se utilizan para atrapar pulgones y tolvas, mientras que las suculentas plántulas de lechuga se utilizan para capturar otros insectos que comen hojas.

Plantación acompañante

La siembra complementaria es el uso constructivo de las relaciones vegetales por parte de los cultivadores. Por ejemplo, todas las plantas producen productos químicos naturales que liberan de sus hojas, flores y raíces. Estos productos químicos pueden atraer o repeler a ciertos insectos y pueden mejorar o limitar la tasa de crecimiento y el rendimiento de las plantas vecinas. Por lo tanto, es importante tener en cuenta qué plantas se benefician unas de otras cuando se siembran juntas, y qué combinaciones de plantas se evitan mejor. El apéndice 2 proporciona una tabla de siembra complementaria para utilizar al elegir los cultivos. Cuando utilice la mesa de acompañamiento, concéntrese en evitar a los malos compañeros en lugar de planear los buenos. Algunas plantas liberan productos químicos de sus raíces u hojas que suprimen o repelen las plagas, lo que puede servir para proteger a otras plantas vecinas.

Fertilización

Como se mencionó anteriormente, el exceso de nitrógeno hace que las plantas sean más propensas al ataque de plagas porque tienen tejidos más suculentos. Un equilibrio correcto de nutrientes utilizando la relación de velocidad de alimentación (ver Capítulos 2 y 8) ayuda a las plantas a crecer más fuertes para resistir los ataques de plagas. Debe intercambiarse algo de agua cuando los niveles de nitrato sean superiores a 120 mg/l por esta razón.

Espaciado

La alta densidad de siembra y/o la poda inadecuada aumenta la competencia por la luz, fomentando las plagas de insectos. Esta competencia finalmente hace que el tejido vegetal sea más suculento para que las plagas atraviesen o para que los patógenos penetren, y las condiciones estrechas ofrecen refugio a las plagas. Asegúrese de que haya ventilación adecuada y penetración de la luz solar a través del dosel. Como se discutió anteriormente, muchas plantas tienen necesidades especiales de luz solar o falta de ella. Combinando pleno sol con plantas tolerantes a la sombra, es posible intensificar la producción sin el riesgo de aumentar la competencia y debilitar las plantas. En este caso, las plantas tolerantes a la sombra pueden crecer bajo el dosel de los amantes del sol. De esta manera, las plantas son más saludables y más resistentes a plagas y enfermedades.

Rotación de recorte

Aunque las unidades acuapónicas pueden manejarse como monocultivo sin enfrentar problemas de cansancio del suelo (agotamiento de nutrientes presentes naturalmente en el suelo), el cultivo continuo de la misma especie durante varias estaciones puede tener un efecto selectivo en las plagas circundantes. Por lo tanto, un cambio en el cultivo, incluso durante un corto período, puede causar una drástica reducción de las plagas dirigidas específicamente al cultivo de monocultivo.

Saneamiento

La eliminación de todos los desechos vegetales, incluidas todas las raíces, al final de cada cosecha ayuda a reducir la incidencia de plagas y enfermedades. Las hojas muertas y las ramas enfermas deben eliminarse consistentemente. En condiciones exteriores sin redes, es aconsejable reducir al mínimo la vegetación circundante para evitar que las plagas se propagen a la unidad acuapónica. Las plantas enfermas y las pilas de compost deben mantenerse lejos del sistema para evitar la contaminación.

Controles químicos

Si las plagas siguen siendo un problema después de utilizar los controles físicos, mecánicos y culturales mencionados anteriormente, puede ser necesario utilizar el control químico. Los pesticidas sintéticos e insecticidas nunca deben usarse en acuapónica porque matarán a los peces. Muchos controles biológicos también son mortales para los peces. Todos los controles de productos químicos deben considerarse un último recurso en los sistemas acuapónicos y sólo se utilizan con moderación. Si es posible, como en los sistemas DWC, es mejor eliminar y tratar las plantas lejos del sistema y permitir que los productos químicos se sequen completamente. El apéndice 2 contiene una lista de insecticidas y repelentes comunes, sus indicaciones y su toxicidad relativa para los peces.

Controles biológicos

En cuanto a los plaguicidas botánicos, algunos extractos obtenidos de microorganismos son seguros para los animales acuáticos porque actúan específicamente sobre las estructuras de insectos y no dañan a los mamíferos ni a los peces. Dos organismos ampliamente utilizados en acuapónica y agricultura orgánica son Bacillus thuringiensis y Beauveria bassiana. El primero es un extracto de toxina de una bacteria que daña el tracto digestivo del insecto y lo mata. Se puede rociar sobre hojas y específicamente se dirige a orugas, rodillos de hojas, larvas de polillas o mariposas sin dañar otros insectos beneficiosos. B. bassiana es un hongo que germina y penetra en la piel del insecto (quitina), matando la plaga a través de la deshidratación. La eficacia del hongo depende del número de esporas rociadas y de las condiciones óptimas de humedad y temperatura, idealmente un buen agente para los trópicos húmedos.

Insectos beneficiosos - depredadores de plagas

Finalmente, los insectos beneficiosos son otro método eficaz para controlar las plagas, particularmente en ambientes controlados como invernaderos o nethouses. Insectos beneficiosos o depredadores, como las alitas de encaje, se introducen en el espacio de cultivo de la planta con el fin de controlar cualquier otra infestación. Algunas de las ventajas de utilizar insectos beneficiosos incluyen: la ausencia de residuos de plaguicidas o resistencia inducida por plagas, económicamente factible (a largo plazo sólo para operaciones a gran escala) y ecológicamente racional. Sin embargo, el control de plagas exitoso utilizando este método depende del conocimiento detallado de cada insecto beneficioso junto con el monitoreo constante de las plagas a tiempo correctamente la introducción de insectos beneficiosos. Además, los insectos beneficiosos pueden ser atraídos naturalmente a los sistemas al aire libre. Muchos de estos insectos beneficiosos se alimentan de néctar en sus etapas adultas, por lo que una selección de flores cerca de la unidad acuapónica puede mantener una población que puede mantener las plagas en equilibrio.

Es importante subrayar que este método de control nunca elimina completamente las plagas. En cambio, las plagas se suprimen bajo una estrecha relación presa-depredador. Este método ya se ha utilizado con resultados positivos para la acuapónica a gran escala, sin embargo, para la acuapónica de pequeña escala puede no haber suficientes plagas para que los insectos beneficiosos puedan ser anteriores, lo que puede llevarlos a volar lejos. La elección de los insectos beneficiosos a utilizar (véase el apéndice 2) debe tener en cuenta las condiciones ambientales en las que van a funcionar.

Enfermedades vegetales y gestión integrada de enfermedades

A diferencia de la hidropónica, que se gestiona principalmente en condiciones estériles, la acuapónica aprovecha un ecosistema microscópico complejo que incluye bacterias, hongos y otros microorganismos. La presencia de estos microorganismos bien adaptados hace que cada sistema sea más resistente en caso de ataque por plagas o enfermedades. Sin embargo, la producción exitosa de plantas es el resultado de estrategias de manejo para evitar brotes de enfermedades que se centran principalmente en las condiciones ambientales, la disuasión de plagas (plagas como la mosca blanca pueden portar virus letales) en el manejo de plantas, así como el uso de remedios orgánicos que ayudan a prevenir o a curar las plantas. Al igual que el IPPM, el manejo integrado de las enfermedades se basa en la prevención, la elección de las plantas y el monitoreo como primera línea de defensa contra las enfermedades, y utiliza un tratamiento específico solo cuando es necesario.

Controles ambientales

La temperatura y la humedad juegan un papel importante en la gestión sanitaria de las plantas. Cada patógeno vegetal (es decir, bacterias, hongos o parásitos; Figura 6.8) tiene temperaturas de crecimiento óptimas que pueden ser diferentes a las de las plantas. Así, las enfermedades ocurren en ciertas zonas y períodos durante el año en que las condiciones son más favorables para el patógeno que para su huésped. Además, la humedad juega un papel clave para la germinación de esporas fúngicas, que requieren una fina película de agua que cubre los tejidos de la planta. Del mismo modo, la activación de algunas enfermedades bacterianas y fúngicas está estrictamente correlacionada con la presencia de agua superficial. Por lo tanto, el control de la humedad relativa y la humedad son esenciales para reducir los riesgos de brotes de enfermedades. El apéndice 2 contiene condiciones ambientales detalladas que fomentan varias enfermedades fúngicas comunes.

El control de la humedad relativa, especialmente en la acuapónica de invernadero, es particularmente importante. Esto se puede lograr mediante la ventilación dinámica o forzada mediante ventanas y ventiladores creando un flujo de aire horizontal que ayuda a minimizar los diferenciales de temperatura y los puntos fríos donde se produce la condensación. El aire en movimiento se mezcla continuamente, lo que evita que la temperatura caiga por debajo del punto de rocío; por lo tanto, el agua no se condensa en las verduras.

También se debe evitar la evaporación de los tanques de peces y/o los canales de DWC aireados alojados en invernaderos cubriendo físicamente las superficies del agua, ya que el agua evaporada puede aumentar drásticamente la humedad interior. Las tuberías en unidades NFT son propensas a altas temperaturas del agua en las estaciones de calor debido a la exposición continua al sol en las tuberías. Los sistemas de cama media son un compromiso óptimo, dada la elección correcta del medio, ya que las superficies superiores de las camas siempre se mantienen secas (véase el capítulo 4). Finalmente, los sistemas construidos en tejados tienen la ventaja de un microclima más seco y una buena ventilación en comparación con el nivel del suelo, lo que facilita la gestión ambiental de las plantas.

El control de la temperatura del agua juega un papel clave en la prevención de brotes fúngicos. Una enfermedad muy común en acuapónica es la pudrición radicular causada por Pythium spp., un patógeno transmitido por el suelo que se puede introducir accidentalmente en el sistema a partir de materiales contaminados (suelo, turba, plántulas de viveros). A diferencia de la hidropónica, en acuapónica este hongo no causa daños por debajo de ciertas temperaturas debido a la presencia competitiva de otros microorganismos. Por lo tanto, el mantenimiento de temperaturas por debajo de 28-30 °C es esencial para evitar la germinación exponencial de esporas que eventualmente provocarían un brote.

También se debe prestar atención a las densidades de siembra. Densidades muy altas reducen la ventilación interna y aumentan la humedad entre las plantas. El riesgo de enfermedades para los cultivos densamente plantados también se incrementa ya que, bajo una intensa competencia ligera, las plantas crecen sin consolidar sus células, lo que da lugar a paredes de tejidos más suaves y suculentos. Los tejidos sensibles son más propensos a las enfermedades debido a su limitada resistencia a la penetración de plagas y/o patógenos.

Elección de la planta

Las variedades vegetales tienen diferentes niveles de resistencia a los patógenos. En algunos casos, el uso de cultivares resistentes conocidos es el método más exitoso para evitar enfermedades. Por lo tanto, es vital seleccionar variedades vegetales que estén más adaptadas para crecer en ciertos ambientes o que tengan un mayor grado de resistencia frente a un patógeno en particular. Además, muchas empresas de semillas ofrecen una amplia selección de plantas que tienen diferentes respuestas contra los patógenos. El uso de variedades locales seleccionadas de forma natural para un entorno específico puede garantizar un crecimiento saludable de las plantas.

Si no es posible controlar ciertas enfermedades con variedades resistentes, es aconsejable desplazarse a otros cultivos durante la temporada crítica. En el caso de Pythium spp. si variedades resistentes de lechuga y microorganismos beneficiosos no son capaces de controlar la infestación, es oportuno desplazarse a otras especies, como la albahaca, que son más tolerantes al patógeno y a altas temperaturas del agua.

Las semillas y/o plántulas deben comprarse en un vivero de buena reputación que emplee estrategias eficaces de prevención de enfermedades y pueda asegurar productos libres de enfermedades. Además, evite lesiones a las plantas, ya que las ramas rotas, las grietas, los cortes y los daños a las plagas a menudo provocan la aparición de enfermedades en la misma zona.

Nutrición vegetal

La nutrición afecta en gran medida la susceptibilidad de una planta a la enfermedad. También afecta la capacidad de una planta para responder contra la enfermedad utilizando diferentes mecanismos, incluyendo antixenosis (procesos para disuadir la colonización por herbívoros) o antibióticos (procesos para matar o reducir herbívoros después del aterrizaje o durante la alimentación). Un equilibrio correcto de nutrientes no solo proporciona un crecimiento óptimo, sino que también hace que las plantas sean menos susceptibles a las enfermedades. Aunque la descripción de los trastornos nutricionales se ha discutido anteriormente, la Tabla 6.2 describe cómo algunos nutrientes pueden desempeñar un papel importante en la aparición de enfermedades.

TABLA DE ##### 6.2

# Efecto de los nutrientes en la prevención de enfermedades fúngicas

| Nutrientes | Efecto | | — | — | | Nitrogen | La sobrefertilización hace que los tejidos más suculentos que son más propensos al ataque fúngico. La inanición de nitrógeno hace que las plantas atrofiadas sean más propensas a los ataques de microorganismos oportunistas. | | Potasio | Acelera la cicatrización de heridas y reduce el efecto del daño por heladas. Retrasa la madurez y la senescencia de las plantas. | | Fósforo | Mejora el equilibrio de nutrientes y acelera la madurez de las plantas. | | Calcio | Reduce la gravedad de algunas enfermedades fúngicas de raíz y tallo. Afecta la composición de la pared celular en plantas que resisten la penetración fúngica. | | Silicona | Ayuda a las plantas a producir reacciones de defensa específicas, incluyendo la liberación de compuestos fenólicos contra patógenos. |

*Fuente: Agrios (2004) . *

Monitoreo - inspección y exclusión

La detección y la intervención tempranas son la base del manejo de enfermedades y plagas. Por lo tanto, las plantas deben ser inspeccionadas regularmente para detectar signos tempranos de infección o presencia de plagas que puedan resultar en infección. Siempre que las plantas presenten signos de daño o etapas iniciales de la enfermedad (marchitez, tizón o pudrición de la raíz), es vital eliminar las ramas infectadas, las hojas o toda la planta para evitar que la enfermedad se propague por todo el cultivo. Además, en lo que respecta a la exclusión, es importante reforzar el control de los vectores potenciales (fuentes) de virus, como las moscas blancas, mediante el cultivo de plantas en estructuras a prueba de insectos (véase la sección 6.5.1). Además, evitar la contaminación del suelo, así como el uso de herramientas desinfectadas (por ejemplo, cizallas utilizadas para la poda o la cosecha), ayudarían a evitar la transmisión de posibles patógenos al sistema. Por último, es una buena práctica controlar y registrar todos los síntomas y la progresión de cada enfermedad con el fin de determinar los mejores métodos de prevención y tratamiento en el futuro.

Tratamiento - inorgánico o químico

Como se mencionó anteriormente, la acuapónica es un ecosistema complejo que es más resistente que la hidropónica a las enfermedades transmitidas por el suelo. Sin embargo, algunos brotes de enfermedades pueden ocurrir aún en el caso de condiciones ambientales desfavorables, como una mayor humedad relativa en invernaderos o en climas tropicales, y deben controlarse. Dado que la acuapónica es un sistema integrado que contiene peces, plantas y microorganismos beneficiosos, no es posible utilizar los tratamientos normales de enfermedades de la agricultura convencional (es decir, fungicidas químicos), ya que son tóxicos para los peces. Sin embargo, las prácticas comunes utilizadas en la agricultura ecológica son posibles, siempre que no dañen a los peces y/o las bacterias o no se acumulen en el sistema, lo que lleva a umbrales superiores a los aceptados. En el apéndice 2 se indican los elementos y métodos de aplicación utilizados en la agricultura orgánica que también pueden utilizarse para la acuapónica para combatir y evitar diferentes enfermedades. En general, el tratamiento exitoso utilizando los métodos se basa en la combinación de algunas estrategias que pueden tener un efecto sinérgico contra patógenos específicos.

Tratamiento - biológico

Algunos agentes de control biológico pueden utilizarse para acuapónicos como Thricoderma spp., Ampelomices spp. y Bacillus subtilis, que son microorganismos cultivados utilizados para combatir enfermedades específicas. Estos agentes biológicos se pueden aplicar en hojas o en la zona de la raíz. Proporcionan protección contra las enfermedades más comunes transmitidas por el suelo, incluyendo el moho suave, el moho polvoriento y algunas bacterias. En particular, Thricoderma spp. ha demostrado ser eficaz para controlar Pythium spp. y la mayoría de los patógenos transmitidos por el suelo, mientras que Ampelomices spp. podría compensar cualquier necesidad de tratamientos inorgánicos o químicos contra el moho en polvo. En el caso de Thricoderma spp., las esporas se pueden distribuir sobre el sustrato durante la siembra, para permitir que el hongo beneficioso proteja las plantas comenzando en su etapa de plántulas. La información sobre los productos, los productores y los distribuidores deben ser consultados antes de su utilización con el fin de determinar los mejores métodos de tratamiento para enfermedades específicas.

Para obtener información más detallada sobre enfermedades vegetales específicas, incluyendo identificación, susceptibilidad y prevalencia, ver los textos recomendados en la sección de Lectura adicional.

*Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2014, Christopher Somerville, Moti Cohen, Edoardo Pantanella, Austin Stankus y Alessandro Lovatelli, Small scale aquaponic food production, http://www.fao.org/3/a-i4021e.pdf. Reproducido con permiso. *


Food and Agriculture Organization of the United Nations

http://www.fao.org/
Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.