common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

Salud y enfermedades de los peces

2 years ago

12 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

La forma más importante de mantener peces sanos en cualquier sistema de acuicultura es monitorearlos y observarlos diariamente, señalando su comportamiento y apariencia física. Por lo general, esto se hace antes, durante y después de la alimentación. Mantener una buena calidad del agua, incluyendo todos los parámetros mencionados anteriormente, hace que los peces sean más resistentes a los parásitos y a las enfermedades al permitir que el sistema inmunológico natural de los peces combata las infecciones. En esta sección se analizan brevemente los aspectos clave de la salud de los peces, incluidos los métodos prácticos para identificar los peces no saludables y prevenir las enfermedades de los peces. Estos aspectos clave son los siguientes:

  • Observar el comportamiento y la apariencia de los peces a diario, observando cualquier cambio.

  • Comprender los signos y síntomas del estrés, la enfermedad y los parásitos.

  • Mantener un ambiente de bajo estrés, con una calidad de agua buena y consistente, específica para la especie.

  • Utilizar la densidad de media recomendada y las tasas de alimentación.

Salud y bienestar de los peces

El principal indicador del bienestar de los peces es su comportamiento. Para mantener peces sanos, es importante reconocer el comportamiento de los peces sanos, así como los signos de estrés, enfermedades y parásitos. El mejor momento para observar los peces es durante su alimentación diaria, tanto antes como después de agregar el alimento, y anotar la cantidad de alimento que se come. Los peces sanos presentan el siguiente comportamiento:

  • Las aletas están extendidas, las colas son rectas.

  • Nadar en patrones normales y elegantes. No hay letargo. Sin embargo, los bagres a menudo duermen en el fondo hasta que se despiertan y comienzan a alimentarse.

  • Apetito fuerte y no rehuir a la presencia del alimentador.

  • No hay marcas a lo largo del cuerpo. Sin manchas, rayas o líneas decoloradas.

  • No frotar ni raspar en los lados del tanque.

  • No respira aire de la superficie.

  • Claros ojos brillantes y agudos.

Estrés

El estrés se ha mencionado varias veces a lo largo de esta publicación y merece una atención especial aquí. Generalmente, el estrés es una respuesta fisiológica de los peces cuando viven en condiciones menos óptimas. La sobrepoblación, las temperaturas o el pH incorrectos, la baja DO y la alimentación inadecuada causan estrés (Tabla 7.2). Los cuerpos de los peces tienen que trabajar más duro para superar estas malas condiciones, lo que resulta en un sistema inmunológico deprimido. Con un sistema inmune deprimido, la capacidad de los peces para sanar y proteger

TABLA DE ##### 7.2

# Causas y síntomas del estrés en los peces

| Causas del estrés | Síntomas del estrés | | — | — | | Temperatura fuera del rango, o cambios rápidos de temperatura | Falta de apetito | | PH fuera del rango, o cambios rápidos de pH (más de 0,3/día) | Comportamiento inusual de natación, descansando en la superficie o en el fondo | | Amoníaco, nitrito o toxinas presentes en niveles elevados | Frotar o raspar los lados del tanque, tuberías en la superficie, manchas rojas y rayas | | El oxígeno disuelto es demasiado bajo | Tuberías en la superficie | | Desnutrición y/o hacinamiento | Las aletas se sujetan cerca de su cuerpo, lesiones físicas | | Mala calidad del agua | Respiración rápida | | Mala manipulación de los peces, ruido o perturbaciones ligeras | Comportamiento errático | | Compañeros de intimidación | Lesiones físicas |

fuera de la enfermedad se reduce. En realidad, el estrés se puede medir en los peces mediante el control de ciertas hormonas. El estrés es un estado general de ser, y el estrés por sí solo no mata a los peces. Sin embargo, si los peces están estresados durante un período prolongado, inevitablemente desarrollarán enfermedades de diversas bacterias, hongos y/o parásitos. Evite el estrés siempre que sea posible y tenga en cuenta que múltiples factores pueden contribuir al estrés al mismo tiempo.

Enfermedad de los peces

La enfermedad es siempre el resultado de un desequilibrio entre los peces, el patógeno/agente causal y el medio ambiente. La debilidad en el animal y una mayor incidencia del patógeno en ciertas condiciones causan la enfermedad. Las prácticas racionales de ordenación de los peces que crean un sistema de defensa saludable son las principales acciones para garantizar una población sana. Por lo tanto, un control ambiental adecuado es igualmente esencial para evitar el estrés en los peces y reducir la incidencia de patógenos.

Las enfermedades son causadas por factores abióticos y bióticos. En capítulos anteriores, los parámetros de calidad del agua ya se han indicado como factores determinantes para evitar trastornos metabólicos y mortalidad. Además, el control de las condiciones climáticas y de los contaminantes puede compensar muchas infecciones oportunistas y toxicidad. Las características contenidas de los sistemas de recirculación hacen que la acuapónica sea menos propensa a las introducciones de patógenos y a los brotes de enfermedades debido a un mejor control de los insumos y a la gestión de parámetros clave del agua y el medio ambiente. En el caso de agua entrante de cuerpos de agua, la simple adopción de una filtración lenta de arena puede proteger el sistema aquapónico de cualquier posible introducción de parásitos o bacterias. Del mismo modo, la eliminación de caracoles y pequeños crustáceos, así como la prevención del acceso o la contaminación de animales y aves, puede ayudar a compensar los problemas de parásitos, así como la posible contaminación bacteriana.

Los tres grupos principales de patógenos que causan enfermedades de los peces son hongos, bacterias y parásitos. Todos estos patógenos pueden entrar fácilmente en un sistema de acuicultura desde el medio ambiente, al agregar nuevos peces o agua nueva, o podrían haber existido previamente en la unidad. La prevención es, con mucho, la mejor manera de prevenir enfermedades en los peces. La observación diaria de los peces y el control de la enfermedad permiten que la enfermedad, si está presente, sea tratada rápidamente para evitar que más peces se infecten (Figura 7.14). Las opciones de tratamiento para la acuapónica en pequeña escala son limitadas. Prevenir la enfermedad tanto como sea posible.

! image-20200905174512852

Prevención de enfermedades

La siguiente lista describe algunas acciones clave para prevenir enfermedades y resume las principales lecciones para el cultivo de peces en acuapónica:

  • Obtener semillas de pescado sanas de una incubadora fiable, de buena reputación y profesional.

  • Nunca añada pescado insalubre al sistema. Examine los nuevos peces en busca de signos de enfermedad.

  • Es aconsejable en algunos casos poner en cuarentena nuevos peces en un tanque de aislamiento durante 45 días antes de añadirlos al sistema principal.

  • Si es posible y necesario tratar nuevos peces con un baño de sal (descrito a continuación) para eliminar los parásitos o tratar algunas infecciones en etapas tempranas.

  • Asegúrese de que la fuente de agua es de origen fiable y utilice algún método de esterilización si procede de un pozo o cuerpos de agua. Retire el cloro del agua si es de una fuente municipal.

  • Mantener parámetros clave de calidad del agua en niveles óptimos en todo momento.

  • Evite cambios bruscos en el pH, el amoníaco, la DO y la temperatura.

  • Garantizar una filtración biológica adecuada para evitar la acumulación de amoníaco o nitrito.

  • Asegurar una aireación adecuada para mantener los niveles de DO lo más altos posible.

  • Alimentar a los peces con una dieta equilibrada y nutritiva.

  • Mantenga el alimento para peces en un lugar fresco, seco y oscuro para evitar que se moldee.

  • Asegúrese de que las fuentes vivas de alimentos no son patógenos ni parásitos. Los piensos que no sean de origen verificable deben pasteurizarse o esterilizarse.

  • Eliminar los piensos no consumidos y cualquier fuente de contaminación orgánica del tanque.

  • Asegúrate de que la pecera esté sombreada de la luz solar directa, pero no en completa oscuridad.

  • Evitar el acceso de aves, caracoles, anfibios y roedores que puedan ser vectores de patógenos o parásitos.

  • No permitir que las mascotas o animales domésticos accedan a la zona de producción.

  • Siga los procedimientos de higiene estándar lavándose las manos, limpiando y esterilizando el equipo.

  • No permita que los visitantes toquen el agua o manipulen los peces sin seguir los procedimientos de higiene adecuados.

  • Utilice una red para cada acuario para evitar la contaminación cruzada de enfermedades o parásitos.

  • Evite ruidos fuertes, luces parpadeantes o vibraciones cerca de la pecera.

Reconocer la enfermedad

Las enfermedades pueden ocurrir incluso con todas las técnicas de prevención enumeradas anteriormente. Es importante mantenerse alerta y vigilar y observar el comportamiento de los peces diariamente para reconocer las enfermedades de manera temprana. En las siguientes listas se describen los síntomas físicos y conductuales comunes de las enfermedades. Para obtener una lista más detallada de síntomas y remedios más específicos, consulte el Apéndice 3.

*Signos externos de la enfermedad: *

  • úlceras en la superficie corporal, manchas decoloradas, manchas blancas o negras

  • aletas irregulares, rayos de aletas expuestas

  • necrosis y descomposición de las branquias y las aletas

  • configuración anormal del cuerpo, columna vertebral retorcida, Kaws deformado

  • abdomen extendido, apariencia hinchada

  • lesiones similares al algodón en el cuerpo

  • ojos hinchados, salpicados (exoftalmia)

*Signos conductuales de la enfermedad: *

  • falta de apetito, cambios en los hábitos de alimentación

  • letargo, diferentes patrones de natación, apatía

  • posición impar en el agua, cabeza o cola hacia abajo, dificultad para mantener la flotabilidad

  • peces jadeando en la superficie

  • pescado frotando o raspando contra objetos

Enfermedades abióticas

La mayoría de las muertes en acuapónica no son causadas por patógenos, sino más bien por causas abióticas relacionadas principalmente con la calidad del agua o la toxicidad. Sin embargo, tales agentes pueden inducir infecciones oportunistas que pueden ocurrir fácilmente en peces poco saludables o estresados. La identificación de estas causas también puede ayudar al agricultor acuapónico a distinguir entre enfermedades metabólicas y patógenas y conducir a la pronta identificación de las causas y remedios. El apéndice 3 contiene una lista de las enfermedades abióticas más comunes y sus síntomas.

Enfermedades bióticas

En general, la acuapónica y los sistemas de recirculación se ven menos afectados que la acuicultura en estanques o jaulas por patógenos. En la mayoría de los casos, los patógenos ya están presentes en el sistema, pero la enfermedad no ocurre porque el sistema inmunológico de los peces resiste la infección y el medio ambiente es desfavorable para que el patógeno prospere. Por lo tanto, el manejo saludable, la evitación del estrés y el control de calidad del agua son necesarios para minimizar cualquier incidencia de enfermedades. Siempre que se produzca una enfermedad, es importante aislar o eliminar a los peces infectados del resto de la población e implementar estrategias para prevenir cualquier riesgo de transmisión al resto de la población. Si se pone en acción alguna cura, es fundamental que los peces sean tratados en un tanque de cuarentena, y que los productos utilizados no se introduzcan en el sistema acuapónico. Esto es con el fin de evitar cualquier consecuencia impredecible para las bacterias beneficiosas. En el apéndice 3 se indican algunas de las enfermedades bióticas más comunes que se producen en la piscicultura y los remedios normalmente adoptados. Más detalles están disponibles en la literatura y en los servicios locales de extensión pesquera.

Tratamiento de enfermedades

Si un porcentaje significativo de peces muestra signos de enfermedad, es probable que las condiciones ambientales estén causando estrés. En estos casos, compruebe los niveles de amoníaco, nitrito, nitrato, pH y temperatura, y responda en consecuencia. Si solo unos pocos peces se ven afectados, es importante eliminar los peces infectados inmediatamente para evitar cualquier propagación de la enfermedad a otros peces. Una vez retirado, inspeccione cuidadosamente el pescado e intente determinar la enfermedad/causa específica. Utilice esta publicación como guía inicial y, a continuación, consulte la literatura externa. Sin embargo, puede ser necesario tener un diagnóstico profesional realizado por un veterinario, agente de extensión u otro experto en acuicultura. Conocer la enfermedad específica ayuda a determinar las opciones de tratamiento. Coloque los peces afectados en un tanque separado, a veces llamado tanque de cuarentena u hospital, para mayor observación. Matar y deshacerse de los peces, según corresponda.

Las opciones de tratamiento de enfermedades en la acuapónica a pequeña escala son limitadas. Los medicamentos comerciales pueden ser costosos y/o difíciles de adquirir. Además, los tratamientos antibacterianos y antiparasitarios tienen efectos perjudiciales en el resto del sistema, incluyendo el biofiltro y las plantas. Si el tratamiento es absolutamente necesario, debe hacerse solo en un tanque hospitalario; nunca se deben agregar productos químicos antibacterianos a una unidad acuapónica. Una opción de tratamiento eficaz contra algunas de las infecciones bacterianas y parasitarias más comunes es un baño de sal.

Tratamiento de baño de sal

Los peces afectados por algunos ectoparásitos, mohos y contaminación bacteriana por branquias pueden beneficiarse del tratamiento de baño de sal. Los peces infectados pueden eliminarse del tanque principal y colocarse en un baño de sal. Este baño de sal es tóxico para los patógenos, pero no fatal para los peces. La concentración de sal para el baño debe ser de 1 kg de sal por cada 100 litros de agua. Los peces afectados deben colocarse en esta solución salada durante 20-30 minutos, y luego trasladarse a un segundo tanque de aislamiento que contenga 1-2 g de sal por litro de agua durante otros 5-7 días.

En las infecciones de manchas blancas malas, es posible que todos los peces tengan que ser retirados del sistema acuapónico principal y tratados de esta manera durante al menos una semana. Durante este tiempo, cualquier parásito emergente en la unidad acuapónica fallará en encontrar un huésped y eventualmente morirá. El calentamiento del agua en el sistema aquapónico también puede acortar el ciclo de vida del parásito y hacer que el tratamiento de la sal sea más eficaz. No utilice ninguna de las aguas salinas al mover los peces de nuevo al sistema aquapónico porque las concentraciones de sal afectarían negativamente a las plantas cultivadas.

*Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2014, Christopher Somerville, Moti Cohen, Edoardo Pantanella, Austin Stankus y Alessandro Lovatelli, Small scale aquaponic food production, http://www.fao.org/3/a-i4021e.pdf. Reproducido con permiso. *


Food and Agriculture Organization of the United Nations

http://www.fao.org/
Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.