common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

Las primeras investigaciones sobre acuapónica comercial se centraron en la evaluación y el desarrollo de estudios de casos específicos, principalmente dirigidos por instituciones de investigación. Estos primeros resultados fueron muy positivos y optimistas sobre el futuro de la acuapónica comercial. Bailey et al. (1997) llegaron a la conclusión de que, al menos en el caso de las Islas Vírgenes, las granjas acuapónicas pueden ser rentables. Savidov y Brooks (2004) informaron de que los rendimientos de pepinos y tomates calculados anualmente superaban los valores medios de producción comercial de invernadero basados en la tecnología hidropónica convencional en Alberta. Adler et al. (2000) realizaron un análisis económico de un escenario esperado de 20 años de producción de lechuga y trucha arco iris y argumentaron que la integración de los sistemas de producción de peces y plantas produce ahorros económicos en comparación con ambos sistemas. Llegaron a la conclusión de que una inversión de aproximadamente $300.000 tendría un período de amortización de 7,5 años.

Los modelos de optimización dinámica de base tecnológica se utilizan comúnmente para representar las relaciones de ingeniería de producción en sistemas acuapónicos (Karimanzira et al. 2016; Körner et al. 2017). Es notable que hasta ahora apenas se consideran escalas diferentes, y estudios previos como Tokunaga et al. (2015) y Bosma et al. (2017) se limitan a la acuapónica de pequeña escala para la producción local de alimentos o se realizan con datos de instalaciones de investigación, como la Universidad de las Islas Vírgenes sistemas acuapónicos (Bailey y Ferrarezi 2017). Además, como señala Engle (2015), la literatura sobre la economía de la acuapónica es escasa, con gran parte de la literatura temprana basada principalmente en la acuapónica modelo. Sin datos agrícolas realistas, esas proyecciones suelen ser demasiado optimistas porque carecen de detalles sobre los gastos más allá de los obvios de alevines, piensos y servicios públicos y no incluyen los riesgos cotidianos que entraña la agricultura. En esta investigación sobre la economía de la acuapónica, las funciones de producción sólo se reproducen parcialmente y las cuestiones de optimización basada en procesos se abordan sólo en cierta medida. Leyer y Hüttel (2017) demostraron el potencial de contabilidad de inversiones como parte de un análisis inicial para capturar diversos parámetros de una instalación acuapónica. Además, Engle (2015) señala las dificultades de estimar los costes anuales para operar en granjas acuapónicas, ya que muchos de estos sistemas son bastante nuevos. También señala que el modelado se basa en situaciones hipotéticas y que se necesitan datos agrícolas más realistas, en los que se incurren diariamente los gastos inesperados, «desde pantallas que se obstruyen, bombas que fallan o tormentas que causan daños».

A medida que la acuapónica comenzó a crecer tanto como una actividad de hágalo usted mismo (DIY) (Love et al. 2014) como como una industria (Love et al. 2015), surgieron investigaciones sobre estudios de casos reales de granjas comerciales. Se realizaron estudios de casos específicos de producción acuapónica en intentos comerciales, por ejemplo, en Puerto Rico (Bunyaviroch 2013) y Hawai (Tokunaga et al. 2015), incluyendo también el estudio de caso de una pequeña empresa social acuapónica (Laidlaw 2013) (véase cap. 24).

Con el continuo aumento del número de cultivadores acuapónicos, surgieron los primeros análisis en profundidad del estado del arte de la industria, centrados principalmente en los Estados Unidos. Estos estudios mostraron una imagen menos optimista de la industria emergente. Love et al. (2015) realizaron una encuesta internacional entre 257 participantes, que en los últimos 12 meses vendieron productos y servicios relacionados con la acuapónica. Sólo el 37% de estos participantes podían ser nombrados como productores exclusivamente comerciales que obtuvieron sus ingresos vendiendo solo pescado o plantas. Treinta y seis por ciento de los encuestados combinaron las ventas de productos con materiales o servicios relacionados con la acuapónica: venta de suministros y equipos, honorarios de consultoría para el diseño o construcción de instalaciones acuapónicas y honorarios asociados a talleres, clases, charlas públicas o agroturismo. Finalmente, aproximadamente un tercio (27%) eran organizaciones que vendían únicamente materiales o servicios relacionados con la acuapónica y no producían productos. El sitio de producción acuapónica promedio de 143 productores con sede en Estados Unidos fue de 0,01 ha. Al comparar esto con la producción hidropónica global en Florida (29,8 ha), Love et al. (2015) concluyeron que el tamaño de los productores de acuapónica es significativamente menor que la producción hidropónica y es en gran medida una actividad de afición que las empresas comerciales exitosas. En términos de volumen de agua, las granjas acuapónicas reportaron tamaños comparables como las típicas granjas acuícolas RAS en los Estados Unidos. Sin embargo, casi una cuarta parte de los encuestados (24%) no cosecharon ningún pescado en los últimos 12 meses, y el tamaño total estimado de la producción de pescado fue de 86t de pescado, lo que es menos del 1% de la industria cultivada de Tilapia en los Estados Unidos.

Según el mismo estudio, la acuapónica fue la principal fuente de ingresos para solo el 30% de los encuestados, y solo el 31% de los encuestados informó que su operación fue rentable en los últimos 12 meses. Por ejemplo, la mediana del encuestado recibió sólo\ $1000 a\ $4999 en los últimos 12 meses, y solo el 10% de los encuestados recibió más de\ $50,000 en los últimos 12 meses. Esto llevó a Love et al. (2015) a concluir que las granjas acuapónicas eran granjas de pequeña escala, lo que es comparable a la agricultura en general, ya que las granjas con ingresos brutos de menos de\ $50,000 constituían aproximadamente el 75% de todas las granjas en los Estados Unidos y las granjas con menos de\ $50,000 típicamente se venden solo alrededor de\ $7800 en la venta local de alimentos, por lo que es necesario combinar los ingresos agrícolas con otras fuentes de ingresos. Por lo tanto, no es sorprendente que la acuapónica, como la agricultura en pequeña escala, dependa en gran medida del trabajo voluntario. Por lo general, había un gran número de trabajadores no remunerados, familiares y voluntarios que trabajaban en estas pequeñas unidades, con un promedio de seis trabajadores no remunerados por centro.

Del mismo modo, Engle (2015) aborda el censo de 2012, donde se reportaron 71 granjas acuapónicas en los Estados Unidos que representaron el 2% de todas las granjas acuícolas. De ellos, sólo el 11% tenía ventas de 50.000 dólares o más, en comparación con el 60% de las operaciones acuícolas basadas en estanques que tenían ventas de 50.000 dólares o más. Además, Engle (2015) señala las dificultades de obtener datos de estas granjas, por ejemplo, estimar los costos anuales para operar en granjas acuapónicas, ya que muchos de estos sistemas son bastante nuevos.

En resumen, desde el punto de vista económico, existe una brecha de investigación en la medida en que no se dispone de registros y análisis que incluyan declaraciones sobre sistemas económicamente viables. Se necesitan más investigaciones que tengan en cuenta: a) las curvas de posibilidades de producción (normativas), (b) el análisis combinado de peces y plantas, incluyendo la retroalimentación entre ambos, (c) la eficiencia económica en combinación con la optimización de los procesos empresariales y la retroalimentación (optimización simultánea el proceso de producción y la eficiencia económica) yd) la consideración de diferentes escalas (eficiencia de escala) en el contexto de la sostenibilidad ambiental de este sistema agrícola. Además, no existen datos completos y fiables que combinen factores clave como los volúmenes de producción, los derechos de los factores y las estructuras de costes, las estrategias de escalado y las ventas derivadas de las inversiones reales existentes. Otros análisis de rentabilidad deberían tener en cuenta los aspectos temporales y el riesgo, al tiempo que se formulan puntos de referencia normativos que, a su vez, pueden servir de base para las decisiones de inversión.


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.