common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

Las presiones sociales-biofísicas de nuestro sistema alimentario convergen en el Antropoceno hacia lo que se ve como una tarea sin precedentes para la comunidad global, que requiere «nada menos que una revolución alimentaria planetaria» (Rockström et al. 2017). El Antropoceno requiere innovaciones en la producción de alimentos que superen los paradigmas tradicionales, mientras que al mismo tiempo son capaces de reconocer la complejidad derivada de las cuestiones de sostenibilidad y seguridad alimentaria que marcan nuestros tiempos. La acuapónica es una innovación tecnológica que promete contribuir mucho a estos imperativos. Pero este campo emergente se encuentra en una etapa temprana que se caracteriza por la escasez de recursos, la incertidumbre del mercado, la resistencia institucional y los altos riesgos de fracaso, un entorno de innovación en el que prevalece el bombo sobre los resultados demostrados. La comunidad de investigación acuapónica ocupa potencialmente un lugar importante en el camino de desarrollo de esta tecnología. Como comunidad de investigación acuapónica, necesitamos crear visiones viables para el futuro.

Proponemos una visión de este tipo cuando pedimos un programa de investigación «la sostenibilidad primero». Nuestra visión sigue a Rockström et al. s (2017) de que el cambio de paradigma requiere apartar la ética investigadora de las vías productivistas tradicionales para que la sostenibilidad se convierta en el lugar central del proceso de innovación. Esta tarea es masiva porque el carácter multidimensional y contextual de las cuestiones de sostenibilidad y seguridad alimentaria es tal que no pueden resolverse únicamente por medios técnicos. Las dimensiones éticas y de valor de la sostenibilidad requieren el compromiso de hacer frente a las complejidades, la incertidumbre, la ignorancia y la impugnación que se derivan de esas cuestiones. Todo esto impone grandes exigencias al conocimiento que producimos; no sólo a la manera en que lo distribuimos e intercambiamos, sino también a su propia naturaleza.

Proponemos que el campo acuapónico necesita perseguir un «conocimiento crítico de sostenibilidad». Cuando König et al. (2018) preguntan qué escenarios de experimentación de sostenibilidad serían necesarios para permitir que la ciencia, las empresas, las políticas y los consumidores «respondan a preguntas de sostenibilidad sin repetir el camino de desarrollo de [RAS o hidroponía]», el punto está claro: necesitamos aprender de los fracasos del pasado . El clima neoliberal actual abre constantemente la discusión de la 'sostenibilidad' hasta la (mis) apropiación, ya que «la agroindustria moviliza sus recursos en un intento de dominar el discurso y de convertir su significado de «agricultura alternativa» en el sentido universal» (Kloppenburg 1991). Necesitamos construir un conocimiento crítico de sostenibilidad que sea prudente hasta los límites de las rutas tecnocráticas hacia la sostenibilidad, que sea sensible al potencial político de nuestras tecnologías, así como a las formas estructurales de resistencia que limitan su desarrollo.

Un conocimiento crítico de la sostenibilidad crea conciencia de los límites de sus propias vías de conocimiento y se abre a otras corrientes de conocimientos que a menudo se dejan de lado en los intentos de ampliar el conocimiento científico y la capacidad tecnológica. Se trata de un llamado a la interdisciplinariedad y a la profundidad que aporta, pero va más allá. Los resultados de sostenibilidad y seguridad alimentaria tienen poco impacto si solo se pueden generar en el laboratorio. La investigación debe contextualizarse: necesitamos «producir e integrar el conocimiento científico en los sistemas locales de innovación» (51) (Caron et al. 2014). Construir vínculos coproductivos con las comunidades acuapónicas ya existentes en la sociedad significa forjar las estructuras sociales e institucionales que permitan a nuestras comunidades aprender continuamente y adaptarse a los nuevos conocimientos, valores, tecnologías y cambios ambientales. Juntos, tenemos que deliberar sobre las visiones y los valores de nuestras comunidades y explorar las posibles vías sociotécnicas que podrían realizar tales visiones. Para ello, necesitamos sistemas de organización y prueba de las afirmaciones de sostenibilidad y seguridad alimentaria que se hacen de esta tecnología (Pearson et al. 2010; Nugent 1999) para que una mayor transparencia y legitimación puedan ser llevadas a todo el campo: empresarios, empresas, investigadores y activistas por igual .

Si todo esto parece un pedido alto, eso es porque lo es. El Antropoceno pide un gran replanteamiento en la forma en que se organiza la sociedad, y nuestro sistema alimentario es fundamental para ello. Creemos que existe la posibilidad de que la acuapónica tenga un papel que desempeñar en esto. Pero si nuestras esperanzas no son perdernos en la burbuja de la charla hueca de sostenibilidad que marca nuestros tiempos neoliberales, tenemos que demostrar que la acuapónica ofrece algo diferente. Como último comentario, repasamos el punto de la Bellacasa (2015) que: «la intensificación agrícola no es sólo una orientación cuantitativa (aumento del rendimiento), sino que implica un «modo de vida». Si este es el caso, entonces la búsqueda de una intensificación sostenible exige que encontremos una nueva forma de vida. Necesitamos soluciones de sostenibilidad que reconozcan este hecho y comunidades de investigación que respondan a él.

  1. Por ejemplo, considere la siguiente declaración emitida por Monsanto: «Los principales usos de los cultivos transgénicos son hacerlos tolerantes a insecticidas y herbicidas. No aumentan intrínsecamente el rendimiento. Protegen el rendimiento'. Citado en E. Ritch, «Monsanto Strikes Back at Germany, UCS», Cleantech.com (17 de abril de 2009). Acceso el 18 de julio de 2009.

  2. Especialmente importantes aquí son los efectos del cambio climático, así como el fenómeno de las «supermalas hierbas» de plagas cada vez más resistentes que disminuyen significativamente los rendimientos.

  3. El discurso productivista ignora invariablemente el punto clásico de Amartya Sen (1981, 154; Roberts 2008, 263; PMA 2009, 17) de que el volumen y la disponibilidad de alimentos por sí solos no son una explicación suficiente para la persistencia del hambre en el mundo. Está bien establecido que existen suficientes alimentos para alimentar a más de la población mundial actual (OCDE 2009, 21)

  4. Aunque los cálculos son complejos y controvertidos, una estimación común es que la agricultura industrial requiere un promedio de 10 calorías de combustibles fósiles para producir una sola calorías de alimentos (Manning 2004), que podría aumentar a 40 calorías en carne de vacuno (Pimentel 1997).

  5. Las externalidades de nuestro sistema alimentario actual a menudo se ignoran o se subvencionan en gran medida. Moore (2015:187) describe la situación como «una especie de «servicios ecosistémicos» a la inversa»: «Hoy en día, se utilizan mil millones de libras de pesticidas y herbicidas cada año en la agricultura estadounidense. Los impactos para la salud reconocidos desde hace mucho tiempo han sido ampliamente estudiados. Aunque la traducción de tales «externalidades» en el registro de acumulación es imprecisa, su escala es impresionante, ya que asciende a casi 17.000 millones de dólares en costos impagados para la agricultura estadounidense a principios del siglo XXI». Sobre externalidades, véase: Tegtmeier y Duffy (2004).


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.