common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

Fuentes de agua acuapónica

2 years ago

6 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

En promedio, un sistema acuapónico utiliza 1-3 por ciento de su volumen total de agua por día, dependiendo del tipo de plantas que se cultivan y la ubicación. El agua es utilizada por las plantas a través de la evapotranspiración natural, así como retenida dentro de los tejidos vegetales. Se pierde agua adicional por evaporación directa y salpicaduras. Como tal, la unidad deberá reponerse periódicamente. La fuente de agua utilizada tendrá un impacto en la química del agua de la unidad. A continuación se presenta una descripción de algunas fuentes de agua comunes y la composición química común de esa agua. Las nuevas fuentes de agua deben probarse siempre para detectar el pH, la dureza, la salinidad, el cloro y cualquier contaminante, a fin de garantizar que el agua es segura de usar.

Aquí es importante considerar un parámetro adicional de calidad del agua: salinidad. La salinidad indica la concentración de sales en agua, que incluyen sal de mesa (cloruro de sodio - NaCl), así como nutrientes vegetales, que de hecho son sales. Los niveles de salinidad tendrán un gran soporte a la hora de decidir qué agua usar, ya que la alta salinidad puede afectar negativamente la producción vegetal, especialmente si es de origen cloruro de sodio, ya que el sodio es tóxico para las plantas. La salinidad del agua se puede medir con un medidor de conductividad eléctrica (CE), un contador de sólidos disueltos totales (TDS), un refractómetro o un hidrómetro o los operadores pueden referirse a informes del gobierno local sobre la calidad del agua. La salinidad se mide como conductividad, o cuánta electricidad pasará a través del agua, como unidades de MicroSiemens por centímetro (µS/cm), o en TDS como partes por mil (ppt) o partes por millón (ppm o mg/litro). Como referencia, el agua de mar tiene una conductividad de 50 000 µS/ cm y TDS de 35 ppt (35 000 ppm). Aunque el impacto de la salinidad en el crecimiento de las plantas varía mucho entre las plantas (sección 9.4.2, apéndice 1), se recomienda utilizar fuentes de agua de baja salinidad. La salinidad, generalmente, es demasiado alta si el abastecimiento de agua tiene una conductividad superior a 1 500 µS/cm o una concentración de TDS de más de 800 ppm. Aunque los medidores EC y TDS se utilizan comúnmente en hidroponía para medir la cantidad total de sales nutritivas en el agua, estos medidores no proporcionan una lectura precisa de los niveles de nitrato, lo que puede controlarse mejor con kits de prueba de nitrógeno.

Agua de lluvia

El agua de lluvia recolectada es una excelente fuente de agua para la acuapónica. El agua generalmente tendrá un pH neutro y concentraciones muy bajas de ambos tipos de dureza (KH y GH) y casi cero salinidad, lo cual es óptimo para reponer el sistema y evitar acumulaciones de salinidad a largo plazo. Sin embargo, en algunas zonas afectadas por la lluvia ácida, como se registró en varias localidades de Europa oriental, Estados Unidos de América oriental y zonas del sudeste asiático, el agua de lluvia tendrá un pH ácido. En general, es una buena práctica amortiguar el agua de lluvia y aumentar el KH, como se indica en la sección 3.5.2. Además, la recolección de agua de lluvia reducirá los costos generales de funcionamiento de la unidad, y es más sostenible.

Cisterna o agua del acuífero

La calidad del agua tomada de pozos o cisternas dependerá en gran medida del material de la cisterna y el lecho de roca del acuífero. Si el lecho de roca es de piedra caliza, entonces el agua probablemente tendrá concentraciones bastante altas de dureza, lo que puede tener un impacto en el pH del agua. La dureza del agua no es un problema importante en acuapónica, porque la alcalinidad es consumida naturalmente por el ácido nítrico producido por las bacterias nitrificantes. Sin embargo, si los niveles de dureza son muy altos y la nitrificación es mínima debido a la biomasa de peces pequeños, entonces el agua puede permanecer ligeramente básica (pH 7-8) y resistir la tendencia natural de los sistemas acuapónicos a volverse ácidos a través del ciclo de nitrificación y la respiración de los peces. En este caso, puede ser necesario utilizar cantidades muy pequeñas de ácido para reducir la alcalinidad antes de añadir el agua al sistema a fin de evitar oscilaciones de pH dentro del sistema. Los acuíferos de las islas de coral a menudo tienen una intrusión de agua salada en la lente de agua dulce, y pueden tener niveles de salinidad demasiado altos para la acuapónica, por lo que es necesario monitorear y la recolección de agua de lluvia o filtración de ósmosis inversa pueden ser mejores opciones.

Grifo o agua municipal

El agua de los suministros municipales a menudo se trata con diferentes productos químicos para eliminar los patógenos. Los productos químicos más comunes utilizados para el tratamiento del agua son el cloro y las cloraminas. Estos productos químicos son tóxicos para los peces, las plantas y las bacterias; estos productos químicos se utilizan para matar bacterias en el agua y, como tales, son perjudiciales para la salud del ecosistema acuapónico general. Hay disponibles kits de prueba de cloro; y si se detectan altos niveles de cloro, el agua debe ser tratada antes de ser utilizada. El método más simple es almacenar el agua antes de su uso, permitiendo así que todo el cloro se disipe en la atmósfera. Esto puede tardar más de 48 horas, pero puede ocurrir más rápido si el agua está muy aireada con piedras de aire. Las cloraminas son más estables y no descargan gas tan fácilmente. Si el municipio utiliza cloraminas, puede ser necesario utilizar técnicas de tratamiento químico como la filtración de carbón vegetal u otros productos químicos desclorantes. Aun así, el desgasamiento suele ser suficiente en unidades de pequeña escala que utilizan agua municipal. Una buena pauta es nunca reemplazar más del 10 por ciento del agua sin probar y eliminar primero el cloro. Por otra parte, la calidad del agua dependerá del lecho de roca si se obtiene el agua inicial. Compruebe siempre los niveles de dureza y pH de las nuevas fuentes de agua, y utilice ácido si es apropiado y necesario para mantener el pH dentro de los niveles óptimos indicados anteriormente.

Agua filtrada

Dependiendo del tipo de filtración (es decir, ósmosis inversa o filtrado de carbono), el agua filtrada tendrá la mayoría de los metales e iones eliminados, haciendo que el agua sea muy segura de usar y relativamente fácil de manipular. Sin embargo, al igual que el agua de lluvia, el agua desionizada de ósmosis inversa tendrá bajos niveles de dureza y debe ser tamponada.

*Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, 2014, Christopher Somerville, Moti Cohen, Edoardo Pantanella, Austin Stankus y Alessandro Lovatelli, Small scale aquaponic food production, http://www.fao.org/3/a-i4021e.pdf. Reproducido con permiso. *


Food and Agriculture Organization of the United Nations

http://www.fao.org/
Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.