Recién Lanzado¡Acaba de lanzarse el diseñador de sistemas Aquaponics! Empieza a diseñar ahora.
BlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión

3.1 Fuentes de agua

3 months ago

5 min read
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

El abastecimiento de agua es una consideración importante, ya que afecta directamente a la gestión y el rendimiento del sistema. Por lo general, el 1 -3% del agua total del sistema se reemplaza por día dependiendo del clima, la época del año y los cultivos que se producen (Somerville et al. 2014). El agua se pierde en el sistema a través de la evaporación, la transpiración en la planta y a través de procesos normales de salpicaduras, limpieza y recolección.

El agua con una salinidad superior a 0,8 partes por mil (ppt) normalmente no es adecuada para la producción acuapónica, ya que la mayoría de las plantas cultivadas no toleran ni siquiera un pequeño grado de sal (Shannon y Grieve 1998). Los cultivos acuapónicos comunes con tolerancia a la salinidad incluyen lechuga (0,83 — 2,8 ppt), col rizada (hasta 7,4 ppt), acelgas suizas (1,5 — 3,5 ppt) y tomates (hasta 5,8 ppt) (Maggio et al 2007, Shannon y Grieve 1998, Shannon et al. 2000). Aunque algunos cultivos muestran la capacidad de tolerar la sal, el crecimiento se ve comprometido en algún momento durante la producción.

La mayoría de los productores acuapónicos utilizan agua de lluvia, agua de pozo, agua municipal o una combinación para sus sistemas.

Agua de lluvia: El agua de lluvia típicamente tiene un pH neutro o ligeramente ácido, una ligera dureza de calcio y magnesio, y sin salinidad (Somerville et al. 2014). En los grandes sistemas, el agua de lluvia suele utilizarse mejor junto con otras fuentes para reducir los costos generales y mejorar la sostenibilidad.

La escorrentía de agua de lluvia puede capturarse fácilmente de techos o canalones y almacenarse para su uso posterior. El agua recolectada de los techos debe tratarse antes de su uso, ya que puede contener bacterias y patógenos de excrementos de aves o roedores. Entre las consideraciones se incluyen las áreas que pueden recibir lluvia ácida, las leyes que prohíben la recolección y el material del techo y la edad. Algunas investigaciones han sugerido que los techos nuevos y envejecidos no son adecuados para la recolección (Clark et al. 2008), ya que materiales como las tejas, el cedro y el aluminio galvanizado sin recubrimiento pueden contaminar el agua con productos químicos, metales pesados y contaminantes.

_Agua de pozos: _ El agua de pozo es una opción viable para algunos productores. Las consideraciones incluyen contaminantes potenciales y composición del lecho de roca. Los productos químicos que son particularmente dañinos incluyen metales pesados, hierro y azufre. Los acuíferos con lecho de roca compuesto de piedra caliza tienen una alta dureza del agua y concentraciones de alcalinidad. La alcalinidad (bases en el agua como carbonatos, bicarbonatos e hidróxidos) evita oscilaciones en el pH, que se reduce naturalmente en la acuapónica debido a la nitrificación. Alternativamente, los productores con una producción de pescado muy baja pueden requerir tratamiento de agua para disminuir la dureza y/o alcalinidad antes de su uso (Somerville et al. 2014). La falta de pescado y la subsiguiente entrada de alimento puede hacer que el pH permanezca demasiado alto, lo que hace que ciertos nutrientes sean inaccesibles para la planta. También será necesario determinar la velocidad de bombeo del acuífero si será la única fuente de agua para un sistema acuapónico. Esto es particularmente importante en sistemas que requerirán grandes adiciones de agua o reemplazo.

_Agua municipal: _ El agua municipal es ideal para su uso en sistemas acuapónicos. El cloro en el agua del grifo elimina bacterias, patógenos y algas, por lo que es una fuente segura y confiable de agua. Sin embargo, el cloro y las cloraminas deben eliminarse antes de su uso, ya que es tóxico para los peces y eliminará las bacterias nitrificantes.

La cloramina es básicamente una molécula muy estable de cloro unida al amoníaco. A diferencia del cloro por sí solo, las cloraminas no pueden evaporarse fuera del agua. Esto proporciona a los hogares rurales un suministro seguro de agua potable, pero hace que su uso sea complicado para los productores acuapónicos. El cloro libre en el agua se puede gasear en 48-72 horas con aireación. Las cloraminas requieren disipación química (por ejemplo, tiosulfato de sodio) o filtración de carbón vegetal. Dado el pequeño volumen de intercambio de agua, las cloraminas normalmente no tienen un impacto negativo en un sistema acuapónico. Por lo general, puede reemplazar alrededor del 10% del volumen de agua del sistema sin tratar ni probar cloro/cloraminas.

Aguas superficiales: El agua superficial incluye estanques, lagos, ríos y arroyos. El agua superficial puede introducir patógenos, algas, caracoles y otros organismos. Además, muchas aguas superficiales están contaminadas con contaminantes o escorrentía agrícola que representan una amenaza para la seguridad alimentaria de los organismos del sistema y de los consumidores.

*Fuente: Janelle Hager, Leigh Ann Bright, Josh Dusci, James Tidwell. 2021. Universidad Estatal de Kentucky. Manual de producción acuapónica: un manual práctico para cultivadores. *


Kentucky State University

https://www.kysu.edu/academics/college-acs/school-of-aas/index.php

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.