common:navbar-cta
Descargar AppBlogFuncionalidadesTarifasAsistenciaIniciar Sesión
EnglishEspañolعربىFrançaisPortuguêsItalianoहिन्दीKiswahili中文русский

17.4.1 Enfermedades y Prevención de los Peces

Mientras que las enfermedades de los peces causadas por bacterias, virus, parásitos u hongos pueden tener un impacto negativo significativo en la acuicultura (Kabata 1985), la aparición de una enfermedad en los sistemas acuapónicos puede ser aún más devastadora. El mantenimiento de la salud de los peces en los sistemas acuapónicos es más difícil que en los RAS, y, de hecho, el control de las enfermedades de los peces es uno de los principales desafíos para el éxito de la acuapónica (Sirakov et al. 2016). Las enfermedades que afectan a los peces se pueden dividir en dos categorías: enfermedades infecciosas y no infecciosas de los peces. Las enfermedades infecciosas son causadas por diferentes patógenos microbianos transmitidos desde el medio ambiente o desde otros peces. Los patógenos pueden transmitirse entre los peces (transmisión horizontal) o verticalmente, por huevos infectados (externa o internamente) o lechuga infectada. Más de la mitad de los brotes de enfermedades infecciosas en la acuicultura (54,9%) son causados por bacterias, seguidas por virus, parásitos y hongos (McLoughlin y Graham 2007). A menudo, aunque los signos clínicos o lesiones no están presentes, los peces pueden portar patógenos en un estado subclínico o portador (Winton 2002). Las enfermedades de los peces pueden ser causadas por bacterias ubicuas, presentes en cualquier agua que contenga enriquecimiento orgánico. Bajo ciertas condiciones, las bacterias se convierten rápidamente en patógenos oportunistas. La presencia de un bajo número de parásitos en las branquias o la piel generalmente no conduce a problemas de salud significativos. La capacidad de un patógeno para causar enfermedades clínicas depende de la interrelación de seis componentes principales relacionados con los peces y el medio ambiente en el que viven (estado fisiológico, huésped, cría, medio ambiente, nutrición y patógeno). Si alguno de los componentes es débil, afectará el estado de salud de los peces (Plumb y Hanson 2011). Las enfermedades no infecciosas suelen estar relacionadas con factores ambientales, nutrición inadecuada o defectos genéticos (Parker 2012). La gestión sanitaria exitosa de los peces se logra mediante la prevención de enfermedades, la reducción de la incidencia de enfermedades infecciosas y la reducción de la gravedad de las enfermedades cuando se producen. Evitar el contacto entre los peces sensibles y un patógeno debe ser un objetivo crítico, a fin de prevenir el brote de enfermedades infecciosas.

Tres medidas principales para lograr este objetivo son:

  • Utilización de suministro de agua libre de patógenos.

  • Utilización de existencias certificadas exentas de patógenos.

  • Estricta atención al saneamiento (Winton 2002).

La aplicación de estas medidas reducirá la exposición de los peces a agentes patógenos. Sin embargo, es prácticamente imposible definir todos los agentes que pueden causar enfermedades en el medio acuático y evitar completamente la exposición del huésped a patógenos. Ciertos factores, como el hacinamiento, aumentan la susceptibilidad de los peces a la infección y a la transmisión de patógenos. Por esta razón, muchos patógenos que no causan enfermedades en los peces silvestres pueden provocar brotes de enfermedades con altas tasas de mortalidad en los sistemas de producción de peces de alta densidad. Para evitar esto, el nivel de infección de los peces en acuapónica debe ser monitoreado continuamente. El mantenimiento de la bioseguridad en la acuapónica es importante no sólo desde el punto de vista económico, sino también para el bienestar de los peces. La aparición de cualquier patógeno de peces en un espacio limitado en tanques y bajo una alta densidad de población inevitablemente supondrá una amenaza para la salud de los peces, tanto para las personas afectadas por el patógeno como para las que aún no se ven afectadas.

El objetivo de la bioseguridad es la implementación de prácticas y procedimientos que reduzcan los riesgos de:

  • Introducción de patógenos en la instalación.

  • Propagación de patógenos por toda la instalación.

  • Presencia de condiciones que pueden aumentar la susceptibilidad a infecciones y enfermedades (Bebak-Williams et al. 2007).

El logro de este objetivo implica protocolos de manejo para evitar la entrada de patógenos específicos en el sistema de producción. La cuarentena es un componente importante de bioseguridad para la prevención del contacto con agentes infecciosos y se utiliza cuando los peces se mueven de una zona a otra. Todos los peces recién adquiridos se ponen en cuarentena antes de introducirlos en poblaciones establecidas. Los peces en cuarentena se aíslan durante un período de tiempo específico antes de su puesta en contacto con una población residente, preferiblemente en un área separada con equipo dedicado (Plumb y Hanson 2011). Los peces nuevos permanecen en cuarentena hasta que se demuestre que están libres de enfermedades. En algunos casos, es aconsejable poner en cuarentena nuevos peces en un tanque de aislamiento durante 45 días antes de añadirlos al sistema principal (Somerville et al. 2014). Durante la cuarentena, los peces son monitoreados para detectar signos de enfermedad y muestreados para detectar la presencia de agentes infecciosos. Los tratamientos profilácticos pueden iniciarse durante el período de cuarentena con el fin de eliminar las cargas iniciales de parásitos externos.

Para la prevención de enfermedades, se recomiendan ciertas medidas para reducir los factores de riesgo:

  • Administrar vacunas comerciales contra diversos patógenos virales y bacterianos de peces. Las vías de aplicación más comunes son por inyección, por inmersión o a través de alimentos.

  • Reproducir cepas de peces que sean más resistentes a determinados patógenos de peces. Aunque Evenhuis et al. (2015) reportan que existen cepas de peces con mayor resistencia simultánea a dos enfermedades bacterianas (columnaris y enfermedad bacteriana por agua fría), hay evidencia de que puede producirse una mayor susceptibilidad a otros patógenos (Das y Sahoo 2014; Henryon et al. 2005).

  • Tomar medidas preventivas y correctivas para evitar el estrés en los peces. Dado que existen múltiples factores estresantes en cada etapa de la producción acuapónica, la evitación y el manejo del estrés mediante el monitoreo y la prevención minimizan su influencia en la salud de los peces.

  • Evite la alta densidad de población, que causa estrés y puede aumentar la incidencia de enfermedades, incluso si otros factores ambientales son aceptables. Además, la alta densidad de media aumenta la posibilidad de lesiones cutáneas, que son sitios de diversas entradas de patógenos en el organismo.

  • Retirar regularmente los contaminantes del agua (alimentos no consumidos, heces y otras partículas orgánicas). Los peces muertos o moribundos deben ser retirados rápidamente, ya que pueden servir como posibles fuentes de enfermedades para la población restante y caldo de cultivo para otros, así como ensuciar el agua al descomponerse (Sitjà-Bobadilla y Oidtmann 2017).

  • Desinfectar todos los equipos utilizados para la limpieza de tanques y manipulación de peces. Después de una desinfección adecuada, todo el equipo debe enjuagarse con agua clara. Se recomienda el uso de baños de pies y lavado de manos con jabón desinfectante en la entrada y dentro de los edificios. Estos pasos disminuyen directamente el potencial de propagación de patógenos (Sitjà-Badilla y Oidtmann 2017). Ciertos productos químicos utilizados como desinfectantes (como cloruro de benzalconio, cloramina B y T, yodóforos) son eficaces para la prevención de enfermedades.

  • Administrar aditivos dietéticos e inmunoestimulantes para mejorar la salud y reducir los efectos de las enfermedades. Dichas dietas contienen varios ingredientes importantes para mejorar la salud y la resistencia a las enfermedades (Anderson 1992; Tacchi et al. 2011). Existe una amplia gama de productos y moléculas, incluyendo productos vegetales naturales, inmunoestimulantes, vitaminas, microorganismos, ácidos orgánicos, aceites esenciales, prebióticos, probióticos, sinbióticos, nucleótidos, vitaminas, etc. (Austin y Austin 2016; Koshio 2016; Martin y Król 2017).

  • Separar los peces por edad y por especie para la prevención de enfermedades, ya que la susceptibilidad a determinados patógenos varía con la edad, y algunos patógenos son específicos de algunas especies de peces. Generalmente, los peces jóvenes son más susceptibles a los patógenos que los peces más viejos (Plumb y Hanson 2011).

El mantenimiento de la salud de los peces en acuapónica requiere un manejo adecuado de la salud y una atención continua. La mejor manera de lograr la salud óptima de los peces es mediante medidas de bioseguridad, tecnologías de producción adecuadas y prácticas de gestión de la cría que permiten condiciones óptimas. Como se mencionó, la prevención mediante condiciones óptimas de cría y procedimientos de bioseguridad son la mejor manera de evitar las enfermedades de los peces. Invariablemente, sin embargo, un patógeno puede aparecer en el sistema. La primera y más importante acción es identificar el patógeno correctamente.

17.4.2 Diagnóstico de Enfermedades (Identificación de Peces Enfermos)

El reconocimiento precoz de los peces enfermos es importante para mantener la salud de la unidad acuícola en el sistema acuapónico. Un diagnóstico preciso y una respuesta rápida detendrán la propagación de la enfermedad a otros peces, minimizando así las pérdidas.

El examen de los peces vivos comienza observando su comportamiento. La observación diaria constante y cuidadosa permite el reconocimiento precoz de los peces enfermos. Como regla general, los peces deben observarse para los cambios de comportamiento antes, durante y después de la alimentación.

Los peces sanos exhiben movimientos de natación rápidos y enérgicos y un fuerte apetito. Nadan en patrones normales y específicos de la especie y tienen la piel intacta sin decoloración (Somerville et al. 2014). Los peces enfermos presentan diversos cambios de comportamiento con o sin cambios visibles en la apariencia física. El indicador más evidente del deterioro de la salud de los peces es la reducción (cese) de la actividad alimentaria, generalmente como resultado de un estrés ambiental y/o una enfermedad infecciosa o parasitaria. El signo más obvio de la enfermedad es la presencia de animales muertos o moribundos (Parker 2012; Plumb y Hanson 2011).

Los cambios de comportamiento en los peces enfermos pueden incluir natación anormal (nadar cerca de la superficie, a lo largo de los lados del tanque, hacinamiento en la entrada de agua, giros, dardos, nadar al revés), parpadear, rascarse en el fondo o los lados del tanque, movimiento inusualmente lento, pérdida de equilibrio, debilidad, colgando rápidamente debajo de la superficie, acostado en la parte inferior y jadeando en la superficie del agua (signo de bajo nivel de oxígeno) o no reaccionar a los estímulos externos. Además de los cambios de comportamiento, los peces enfermos exhiben signos físicos que pueden ser vistos por el ojo sin ayuda. Estos signos graves pueden ser externos, internos o ambos y pueden incluir pérdida de masa corporal; abdomen distendido o hidropesía; deformación espinal; oscurecimiento o aclaramiento de la piel; aumento de la producción de moco; áreas decoloradas del cuerpo; erosiones de la piel, úlceras o llagas; daño de la aleta; pérdida de escamas; quistes; tumores; hinchazón en el cuerpo o las branquias; hemorragias, especialmente en la cabeza y el istmo, en los ojos y en la base de las aletas; y ojos abultados (ojo emergente, exoftalmia) o endoftalmia (ojos hundidos). Los signos internos son cambios en el tamaño, color y textura de los órganos o tejidos, acumulación de líquidos en las cavidades corporales y presencia de formaciones patológicas como tumores, quistes, hematomas y lesiones necróticas (Noga 2010; Parker 2012; Plumb y Hanson 2011; Winton 2002).

Ante la sospecha de deterioro de la salud de los peces, el primer paso es comprobar la calidad del agua (temperatura del agua, oxígeno disuelto, pH, niveles de amoníaco, nitrito y nitrato) y responder rápidamente a cualquier desviación del rango óptimo. Si la mayoría de los peces del tanque presentan un comportamiento anormal y presentan signos inespecíficos de enfermedad, es probable que se produzca un cambio en las condiciones ambientales (Parker 2012; Somerville et al. 2014). El bajo oxígeno (hipoxia) es una causa frecuente de mortalidad de los peces. Los peces en agua con bajo oxígeno son letárgicos, se congregan cerca de la superficie del agua, jadean por aire y tienen una pigmentación más brillante. Los peces moribundos exhiben respiración agonal, con la boca abierta y la opércula acampanada. Estos signos también son evidentes en las canales de peces. Los niveles altos de amoníaco causan hiperexcitabilidad con espasmos musculares, cese de la alimentación y muerte. La desviación crónica de los niveles óptimos provoca anemia y disminución del crecimiento y la resistencia a las enfermedades. Los peces envenenados por nitritos presentan cambios de comportamiento característicos de la hipoxia con bronceado pálido o branquias marrones y sangre marrón (Noga 2010).

Cuando sólo pocos peces muestran signos de enfermedad, es imperativo eliminarlos inmediatamente para detener y prevenir la propagación del agente de la enfermedad a los otros peces. En las primeras etapas de un brote de la enfermedad, generalmente sólo unos pocos peces mostrarán signos y morirán. En los días siguientes, habrá un aumento gradual de la tasa de mortalidad diaria. Los peces enfermos deben ser examinados cuidadosamente para determinar la causa. Sólo unas pocas enfermedades de los peces producen signos físicos y de comportamiento patognomónicos (específicos de una enfermedad determinada). Sin embargo, la observación cuidadosa a menudo permitirá al examinador reducir la causa a condiciones ambientales o agentes de enfermedades. En un brote grave de enfermedad, debe ponerse en contacto inmediatamente con un veterinario de peces o especialista sanitario para obtener opciones profesionales de diagnóstico y manejo de enfermedades. Para resolver el problema de la enfermedad, el diagnosticador necesitará una descripción detallada de los signos conductuales y físicos exhibidos por los peces enfermos, registros diarios de los parámetros de calidad del agua, origen de los peces, fecha y tamaño de los peces a la población, tasa de alimentación, tasa de crecimiento y mortalidad diaria ( Parker 2012; Plumb y Hanson 2011; Somerville et al. 2014).


Aquaponics Food Production Systems

Loading...

Esté informado sobre las últimas Tecnologías en Acuaponía

Compañía

  • Nuestro Equipo
  • Comunidad
  • Medios
  • Blog
  • Programa de Referencia
  • Política de Privacidad
  • Términos de Servicio

Copyright © 2019 Aquaponics AI. Todos los derechos reservados.